Texto por: Annelisse Escobar

Video por: Santiago Billy

 

Margarita, una mujer agricultora maya q’eqchi de Raxrujá, Alta Verapaz, no terminó sus estudios y su hijo más pequeño está en riesgo de tampoco hacerlo. Entre todos los factores de vida que condicionan el futuro de ella y su familia, algo cambió en su entorno, su cosecha. En Guatemala, las oportunidades educativas de las familias desfavorecidas no han aumentado; la probabilidad que los niños de familias con bajo nivel educativo completen la educación secundaria es menor a 20 por ciento (RDH, PNUD, 2021).

Esta es la historia de una semilla de maíz, en la tierra de Margarita.

 

 

Compartir

Otros artículos de interés