By Manuel Pocasangre
Posted: Updated:
0 Comments

Era un viernes normal, Pedro estaba cansado de una semana larga de trabajo, sus amigos le insistían que fueran a un nuevo lugar donde vendían unos tragos muy buenos y en el que ambiente era agradable. Pedro, tras considerar la propuesta, decidió aceptar; aunque él presentía que su noche no terminaría para nada bien.

Dieron las nueve de la noche y Pedro condujo su automóvil hasta este nuevo lugar. Al llegar, vio agradable el ambiente, y quedó fascinado al momento de probar las nuevas bebidas que allí vendían. Pasaron las horas y como era de esperar, el licor empezó hacer su efecto. Sus amigos mostraron preocupación cuando llegó el momento del cierre en el lugar y notaron que el estado en que Pedro se encontraba no era el idóneo para poder manejar hacia su casa.

Después de una hora se dieron cuenta que su estado de salud no cambiaría, así que decidieron enviarlo a su casa en taxi pero, la voluntad de Pedro fue mayor y tomó la decisión de manejar su vehículo en el estado en que se encontraba, dos de sus mejores amigos lo acompañaron para evitar que sucediera un accidente.

En el camino hacia su casa cometió el error de pasar comprando un paquete de cerveza, pese al alto grado de alcohol que presentaba. Destapó una mientras manejaba. En el camino a casa notaron que una patrulla de la Policía Nacional Civl verificaba que todos los pilotos de vehículos tuvieran la documentación necesaria.

Para su mala suerte, cuando llegó el momento de pasar por el retén de la policía, fue detenido el vehículo y procedieron con la inspección de rutina.

Los agentes de la policía les solicitaron que descendieran del vehículo, para poder revisar el mismo y pedir las solvencias necesarias. En la revisión, se dieron cuenta del paquete de cerveza que previamente habían comprado, así como las cervezas que habían abierto para beber antes de llegar a casa.

La policía, al notar este hecho, procedieron a solicitar los documentos de identificación de cada uno de los que estaba dentro del carro y la prueba de alcoholemia para el piloto y cada uno de los acompañantes. Pedro se encontraba asustado porque no sabía qué era lo que pasaría con él.

Mientras todo sucedía, en la cabeza de nuestro personaje surgieron varias dudas: ¿Quién me practicará la prueba de alcoholemia?, ¿Cuáles son mis derechos?, ¿Me conducirán a Torre de Tribunales? ¿Cuál será mi trato en el lugar? ¿Cómo me identifican en Torre de Tribunales? ¿Quedará manchado mi registro por una posible detención? ¿Este registro es público? Estas y varias dudas más invadieron la cabeza de Pedro en ese instante.

La prueba de alcoholemia la practicaran lo agentes de tránsito, quienes determinaran el grado de consumo de alcohol que tiene Pedro en su cuerpo, para que sea puesto a disposición  de los tribunales por el delito de responsabilidad de conductores, el cual se encuentra regulado en el Código Penal en su artículo número 157.

Ahora hablemos de leyes

Las respuestas a la preguntas de nuestro personaje las encontramos en el Código Procesal Penal, en el capítulo II, sección Primera.

Artículo 70.- (Denominación). Se denominará sindicado, imputado, procesado o acusado a toda persona a quien se le señale de haber cometido un hecho delictuoso, y condenado a aquél sobre quien haya recaído una sentencia condenatoria firme.

Artículo 71.- (Derechos). Los derechos que la Constitución y este Código otorgan al imputado, puede hacerlos valer por sí o por medio de su defensor, desde el primer acto del procedimiento dirigido en su contra hasta su finalización. Se entenderá por primer acto del procedimiento cualquier indicación que señale a una persona como posible autor de un hecho punible o de participar en él, ante alguna de las autoridades de la persecución penal que este Código establece. Si el sindicado estuviere privado de su libertad, toda autoridad que intervenga en el procedimiento velará para que conozca, inmediatamente, los derechos que las leyes fundamentales del Estado y este Código le conceden.

Artículo 72.- (Identificación). En la primera oportunidad el sindicado será identificado por su nombre, datos personales y señas particulares. Si se abstuviere de proporcionar esos datos o los diere falsamente, se procederá a la identificación por testigos o por otros medios que se consideren útiles. La duda sobre los datos obtenidos no alterará el curso del procedimiento y los errores sobre ellos podrán ser corregidos en cualquier oportunidad, aún durante la ejecución penal. Si fuere necesario, se tomarán fotografías o se podrá recurrir a la identificación dactiloscópica o a otro medio semejante.

Artículo 73- (Registro de detenciones). El Organismo Judicial mantendrá un registro en el que conste el nombre de cada detenido, con todos los datos de filiación, su domicilio o residencia, el lugar de detención, el juez que la dispuso y el tribunal que lo tiene bajo su custodia, el nombre y el domicilio de su defensor, y los de una persona de confianza del detenido. La policía, el Ministerio Público y los jueces estarán obligados a comunicar inmediatamente al registro toda aprehensión y detención que realicen, con los datos disponibles en ese momento. El Organismo Judicial reglamentará el servicio y será responsable por su buen funcionamiento. El registro de detenciones no constituye un registro de antecedentes penales. Los datos consignados en el registro serán conservados por seis años.

Artículo 74.- (Consulta pública). El registro será de consulta pública y estará abierto permanentemente. Las oficinas de correos, telégrafos y telecomunicaciones, serán agencias del servicio; sus empleados y funcionarios estarán obligados a responder a los consultantes gratuitamente, para lo cual se comunicarán con el registro del modo más rápido posible.

Pedro será puesto a disposición del juzgado de turno por el delito de responsabilidad de conductores y necesitará solventar su situación legal ante la justicia.

About the Author

Estudiante de Derecho de la Universidad Rafael Landivar, futuro abogado y notario. Apasionado por Dios.

"Todo lo puedo en cristo que me fortalece". F.L.P 4:19

Related Posts

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

Estamos a menos de dos meses para que Jimmy Morales deje la presidencia y se termine la Legislatura...

Leave a Reply