By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

CS-Octubre-1

Rudy Herrera / Ciudad de Guatemala Sustentable /

El bicimetro inició operaciones este fin de semana pasado (16 de octubre) y para conocer la esencia de sus servicios tienen que saber los siguientes puntos:

  • La Muni tiene 4 unidades (buses) que transitarán en las líneas verde (corredor central) y morada (centro histórico).
  • Estas unidades son exclusivas para ciclistas así que los peatones (sin bicicleta) no podrán subirse a ellas.
  • Los ciclistas pueden subirse a estas unidades en las paradas de transmetro señalizadas según el mapa que vemos abajo, no en todas.
  • El costo será de Q1 para la persona y la bicicleta no paga.
  • El objetivo es que el bicimetro ayude en los tramos largos y los tramos cortos se realicen en bicicleta.

CS-Octubre-mapa

Si bien es cierto que esfuerzos como este ayudan a crear una imagen de ciudad amigable al ciclismo urbano, al evaluar el Bicimetro a profundidad, este termina siendo una solución de fachada en la que los problemas de movilidad  urbana se mantienen de raíz y no será suficiente para cambiar la cultura de carro en la ciudad capital.

Hay varias razones para llegar a esta conclusión y es importante que la ciudadanía las entienda, las discuta y así cree una opinión crítica de las políticas locales de transporte para poder decirle en los próximos 4 años a la Municipalidad qué nos gustaría ver en la ciudad y qué temas son prioritarios.

Espacio reducido en las estaciones

Quienes usamos regularmente el transporte del transmetro sabemos que durante los días laborales hay picos cuando la gente entra y sale de sus oficinas. El espacio es reducido en las estaciones y las filas de gente se desbordan de las mismas. Con el Bicimetro, ahora habrá que hacer espacio para que pase una persona con bicicleta. Lo bueno de imaginarnos esta situación es que deja un incentivo claro en la mente de la gente que no va en bici: “Si yo tuviera una bici, pasaría antes”. Lo malo es que al preguntarnos si podríamos utilizar la bicicleta para transportarnos, nos recordamos que el resto de la ciudad no está señalizada o construida con incentivos para ciclistas (ciclovía con cobertura mínima, cultura pro-carros, pocos estacionamientos para bici, etc.), y esas son razones suficientes para desistir y seguir en la cola de peatones.

Como resultado, en lugar de tener estaciones abarrotadas de gente, ahora tenemos estaciones abarrotadas de gente y bicis, porque la frecuencia de los buses no ha cambiado para los peatones, y porque las unidades del Bicimetro estiman un tiempo de espera de 20 minutos (en condiciones regulares).

Costo de transporte para cada unidad

Mover una unidad del transmetro, independientemente de si es para llevar gente o bicis, cuesta casi lo mismo, porque hace el mismo recorrido. Claro, una unidad con mayor peso utiliza más combustible por lo que es marginalmente más costoso movilizar una unidad llena que vacía. Pero, una unidad llena, lleva personas que contribuyen a cubrir parcialmente los costos (porque la mayoría ya pagó su pasaje). Como consecuencia, una unidad en la que van bicicletas ocupando el espacio que podría ocupar gente que pagó tiene menor parte de su costo cubierto por los usuarios. Esto significa que, ahora que está el Bicimetro, hay que aumentar el uso del subsidio para el transporte. Cabe aclarar que el transporte público subsidiado es común en la gran mayoría de ciudades, pero hay formas de reducir el subsidio que, al parecer, la Muni todavía no quiere adoptar.

La solución consiste en segmentar (clasificar) a los usuarios, ya sea por distancias que recorren (ej. No. de paradas), por tiempos en los que utilizan (ej hora pico vs hora valle), por grupos profesionales (ej. estudiantes, militares, trabajadores públicos), por edad (menores de 13, mayores de 65) o por tipo de pago (tarjeta siga vs efectivo). Esto se conoce como discriminación de precios, pero es una tarea que la Muni debe llevar a cabo ya que ellos tienen los datos y no los liberan fácilmente. Una posible solución muy puntual para el Bicimetro sería cobrar al menos Q1 por bicicleta, además del pasaje de la persona. Se lo recomendamos a la Muni que lo consideren, y que de paso consideren revisar el concepto de discriminación de precios.

(Des)Orden de prioridades

Movilizarse en la ciudad es un gran reto en general, y utilizar la bicicleta como medio de transporte es una hazaña aún más difícil. Tiene mucho sentido que varias ciudades tengan como prioridad principal incentivar dos cosas: el uso de transporte público y el uso de la bicicleta. Ambos disminuyen el tránsito de automóviles y son mejores para el ambiente. La ciudad de Guatemala camina en esa dirección, pero lo hace más lentamente que el resto de ciudades. Además, al parecer sus prioridades no están en el orden que deberían estar.

Primero veamos el incentivo para usar transporte público. El costo de oportunidad que representa usar 4 unidades exclusivamente para ciclistas es no tener esas unidades para transportar a peatones que están esperando en las estaciones abarrotadas durante las horas pico. Estas personas verán llegar un bus colorido con espacio disponible para transportar gente, que no será utilizado o que lleva a una bicicleta. La conclusión inevitable es preguntarse ¿es esa realmente la mejor forma de invertir fondos públicos? ¿Es esa la mejor forma de movilizar a gente? ¿o estamos cayendo en una trampa para movilizar vehículos por sobre personas?

Por otro lado, para realmente ofrecer incentivos que fomenten el uso de bicicleta se debería destinar fondos para la señalización y construcción de ciclovías en la vía pública, se debería reconsiderar profundamente algunos aspectos culturales hacia el uso de la bicicleta. Por eso es que se sugieren en el siguiente punto una serie de ideas que quizás deberían venir antes que el bicimetro.

Mejores ideas internacionales (más prioritarias)

Si la muni de verdad quisiera incentivar el uso de bicicleta como transporte alternativo debería considerar los siguientes ejemplos en otras ciudades del mundo. Estas son algunas ideas que se podrían poner en práctica, de varias que existen. Algunas de ellas con menor costo y con mejores retornos que el bicimetro en términos de más ciclistas.

Ciclovías en la vía pública

Esto consiste solamente en repintar las calles para dejar un espacio para ciclistas. Si de todos modos se tienen que repintar las señales sobre las calles, la próxima vez que toque hacerlo, podríamos hacerlo para que las bicicletas y los automóviles compartan el espacio. Esta idea se ha realizado en varias calles de ciudades europeas, estadounidenses y latinoamericanas.

En la ciudad de Guatemala, el ancho de los carriles varía, hay muchas calles y avenidas que podrían reducir el ancho de carriles para los carros (sin perder carriles) y hacer espacio para ciclovías. El beneficio de hacer ciclovías sobre las calles que ya existen es que no hay que asfaltar nada más o agregar concreto sobre áreas verdes. Es solo pintar.

CS-Octubre-Copenhague

Bicicletas en Copenhague. Foto por: Rudy Herrera

Carril del transmetro compartido entre buses y bicicletas

Esta idea existe en ciudades que tienen un sistema BRT como el transmetro. El más reciente que vi fue de Ecuador, en donde ya tienen un BRT desde hace 20 años. Allí se permite ir en bicicleta en el carril que es exclusivo para transmetro. Lo único que costaría implementar esta idea sería poner el rotulito en el piso de una bici. Los beneficios son que el ciclista va protegido y la condición para utilizar ese carril es ir por encima de una velocidad mínima (lo cual es más fácil cuando no hay que preocuparse por los carros que van a los lados). Esa es otra manera de transportar ciclistas por las rutas del transmetro.

CS-Octubre-calle

Sistema de bicicletas compartidas.

Este sistema ya se usa en la capital entre la Aguilar Batres y la USAC. Son sistemas que existen en más de 600 ciudades y su proliferación inició desde hace varios años. Bajo estos sistemas, el bus, el metro, el teleférico y las bicis son parte de un mismo sistema en donde uno se podría subir al transmetro, prestar una bicicleta para ir a otra estación y dejarla allí para continuar el camino al trabajo. De hecho está tan desarrollado este concepto que ya hay una guía en español, inglés y portugués para que se instalen estos sistemas (lectura recomendada para la Muni). Ya se han planteado estos planes para la ciudad capital pero la muni no lo prioriza en el presupuesto.

 

El Bicimetro es mejor que nada, pero demuestra que la muni no tiene claras sus prioridades. Si la muni de verdad quisiera fomentar la bici, haría otras ideas antes del Bicimetro. Lo único bueno es que ahora pareciera que por tener buses coloridos recorriendo la ciudad de norte a sur (un parte muy reducida de la ciudad), la capital del país es pro-bicicletas. Supongo que desde el punto de vista político, esa imagen ante la ciudadanía es una prioridad más importante.

CS-Octubre-países

Fotos por: Rudy Herrera

Imagen mapa Imagen 1 Imagen calle

About the Author
Related Posts

Es innegable que en la memoria de cada guatemalteco siempre permanecerá aquella imagen del Congreso...

El impacto global por la pandemia ha sido devastador, considerando el auge de la nueva variante...

Como una bofetada en la cara, se puede interpretar la inclusión de Guatemala en la lista de países...

Leave a Reply