By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

amati1

Karen Barrera/ Opinión/

Hace varias semanas circuló por las redes sociales una fotografía que hacía referencia a la cantidad de desechos sólidos que llegaron al Lago de Amatitlán con la corriente de una de las primeras lluvias del año. La fotografía impactó a muchos, haciendo que dicho tema se publicara en distintos medios del país. Dada la importancia sobre el tema, este artículo tiene como objetivo informar sobre la situación de desechos sólidos y la forma que inciden en la cuenca del Lago de Amatitlán.

La cuenca del Lago de Amatitlán se encuentra ubicada en el Valle de las Vacas o de la Ermita, departamento de Guatemala. Tiene una extensión de 381.31 kilómetros. La cuenca está formada por catorce municipios, algunos del departamento de Guatemala (Guatemala, Amatitlán, Villa Canales, San Miguel Petapa, Santa Catarina Pinula, San Pedro Sacatepéquez, Mixco y Fraijanes) y otros del departamento de Sacatepéquez (San Lucas Sacatepéquez, Santiago Sacatepéquez, Magdalena Milpas Altas, Santa Lucía Milpas Altas y San Bartolomé Milpas Altas) (AMSA, 2016).

Cabe resaltar que siete de los catorce municipios tienen influencia directa sobre el Lago de Amatitlán, debido al impacto que generan.

Uno de los principales impactos son los residuos sólidos, lo cual se ha convertido en uno de los más graves problemas de deterioro ambiental en el área. En Guatemala se generan más de 113 millones de toneladas de residuos anuales y aproximadamente el 30% de los residuos domiciliares cuentan con servicios de disposición municipal o privado (IARNA-URL, 2012). Se tiene contabilizado que sólo en el departamento de Guatemala se generan 2,500 toneladas de basura en un día, y que una persona produce 1.5 libras de basura por día.

En la cuenca del Lago de Amatitlán la producción de basura se estima en 2.25 millones de libras al día, quedando la mayoría dispuestos en botaderos clandestinos (calles, quebradas, cunetas, entre otros). Cuando llueve estos se dirigen a los tragantes teniendo como destino el Lago de Amatitlán.

Es ahí donde todo cobra sentido, ya que el problema es la falta de cultura ambiental por parte de los habitantes que tienen influencia en la cuenca.

La única manera en que los desechos sólidos no llegarán al Lago de Amatitlán es dándoles una disposición final adecuada (relleno sanitario) y siendo consumidores responsables, a través de pequeñas acciones como:

  • No caer en cultura consumista
  • No utilizar duroport (no es reciclable)
  • Utilizar nuestro propio pachón y dejar de comprar botellas plásticas
  • Utilizar bolsas de tela para hacer las compras de supermercado en lugar de bolsas nylon.
  • Reciclar
  • No tirar basura en lugares no adecuados

Imagen

About the Author
Related Posts

Desde Tik Na´oj consideramos importante la implementación de la interseccionalidad en nuestros...

Todos los días estamos negociando, aun cuando no nos damos cuenta, el día está lleno de elecciones...

La historia y sus diferentes acontecimientos, nos han demostrado que las personas y sus acciones...

Leave a Reply