By Rincón Literario
Posted: Updated:
1 Comment

Luis Pedro Véliz/

Cada noche que usted no pasa por aquí: me quito los lentes y me recorro el cabello con la mano. Me ajusto el bigote, tenso la mandíbula, muerdo un poco el labio.

Cada noche que usted no pasa por aquí: uso cincho, los calcetines van altos, la luz va apagada. Tiendo la cama, arreglo las almohadas, abro la ventana.

Cada noche que usted no pasa por aquí: presiono un poco más al sol, me parqueo en paralelo. Dejo su espacio libre. Prendo una vela, cocino para dos. Come uno.

Cada noche que usted no pasa por aquí: agoto mis rituales de simbólica invocación de su presencia. La ausencia es vocación, para su ausente y para mi presente.

Cada noche que usted no pasa por aquí, esas noches seguro le tengo alguna excusa para ver cómo traerla a caminar cerca de aquí.

 

Related Posts

Por Mario Cuando era niño las fiestas solían ser de mucha alegría; recuerdo muy bien cuando...

El Taller de Escritura Creativa de la Universidad Rafael Landívar, acaba de crear el siguiente tomo...

Es innegable que en la memoria de cada guatemalteco siempre permanecerá aquella imagen del Congreso...

One Comment
 
  1. Avatar
    Noelia / 09/11/2017 at 16:20 /Responder

    Hola, me preguntaba si te funcionó tu ritual de invocación.
    Yo siempre tengo canela y clavo de olor en mi perfume para atraer a mi pareja.

Leave a Reply