By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Editorial Enero 1

Brújula/

Desde que el nuevo presidente del Congreso, Mario Taracena, hizo público el listado de trabajadores de dicho organismo en renglón 011, muchos guatemaltecos empezaron a hacer público su descontento e indignación por dicho listado, en el cual las plazas más bajas en planilla no son menores a Q5,000. ¿Cuántos de estos trabajadores realmente trabajan en el Congreso? Y aquellos que sí lo hacen, ¿son realmente efectivos y eficientes en sus puestos de trabajo? ¿Hay salarios sobrevalorados?

Interrogantes válidas, que para responderlas será necesaria una auditoría social a profundidad; la simple publicación no basta.  La divulgación del listado refleja diversas situaciones que suceden día a día en diversas instituciones públicas, y que no hacen más que evidenciar que muchos de los problemas financieros del país no se encuentran únicamente en los grandes empresarios evasores o en los altos cargos públicos administrativos.

Petición vieja

Este famosa planilla ha estado entre la lista de los más buscados por muchas personas y organizaciones durante los últimos años. Congreso Transparente es una de ellas y el Congreso, incumpliendo la Ley de Acceso a la Información Pública, había denegado por mucho tiempo esta información.  Mario Taracena ahora cumple con la ley y publica la información, como es su obligación.

Salarios Congreso versus Salarios Mínimos Diferenciados

El debate durante las últimas semanas se había tornado alrededor de los salarios mínimos diferenciados.  El expresidente Maldonado sugirió establecer un salario de Q1 mil 954.95 en cuatro municipios del país, salario que es 23 por ciento menor al pago de Q2 mil 534.15 establecido para las actividades de maquila en el resto del país.  En dichas discusiones hablábamos de mínimos, cuando en el Congreso estamos hablando de máximos.  En el edificio del Organismo Legislativo existe una plaza de contadora general que asciende a Q76,000, 38 veces más que el salario mínimo diferenciado; y una de secretaria o conserje que supera los Q20,000.

Probablemente el salario entre la contadora general y el agricultor de Masagua, no son para nada comparables unos con otros, pero es evidente que la diferencia entre el trabajo de un empleado público como conserje y el de alguien que trabaja en maquila puede llegar a tener más puntos de comparación, a pesar que los salarios entre uno y otro, son abruptamente abismales.

Pactos Colectivos

Una de las razones principales por la cual explicar salarios tan elevados en algunos cargos, es por el pacto colectivo de los trabajadores del Congreso, el cual aumenta anualmente los salarios de los funcionarios del Organismo Ejecutivo, en un 10%.  El Sindicato de Trabajadores del Congreso (SINTRACOR) y el Sindicato de Trabajadores del Organismo Legislativo (STOL) se pronunciaron en contra de la publicación de la planilla, aduciendo que podía dar lugar a amenazas y extorsiones.  Los beneficios y avances adquiridos por los pactos colectivos no pueden retroceder; sin embargo, la situación del Congreso hace evidente que en el país es importante empezar a discutir en serio el tema de los pactos colectivos.  (Leer: ¿Por qué son importantes los pactos colectivos?)

Voluntad política y presión ciudadana

A pesar que es cierto que Mario Taracena no es un héroe ni nada semejante por haber publicado algo que es obligación del cargo, también es importante reconocer que con este acto la presidencia del Congreso está dando una muestra de voluntad política, que tanto hace falta en el país.  La presión ciudadana será importante ahora para continuar exigiendo cambios en el Congreso de la República en relación a algunos de estos salarios que parecieran a todas luces estar bastante desproporcionados en cuanto a las responsabilidades de los cargos, además de la publicación de los mismos listados para los renglones 022 y 029.

 Reforma Ley orgánica Organismo Legislativa y Reforma a la LEPP

Y así como es necesario discutir a nivel nacional el tema de los pactos colectivos, así también debemos empezar a plantearnos la importancia de las reformas a la Ley Orgánica del Organismo Legislativo y las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos que tanto estuvo entre las demandas y consignas ciudadanas del 2015. En lo que va del año al menos 50 diputados ya renunciaron a los partidos por los que fueron electos y “migraron” a otras bancadas. ¿Hasta cuándo seguiremos permitiendo esta falta de respeto hacia la ciudadanía que los eligió?

La publicación del listado de renglón 011 de los trabajadores del Organismo Legislativo hizo que muchos creyéramos que para salir de pobres, hay que ir al Congreso. Sin embargo, es evidente que para salir de pobres como país debemos iniciar con no tener salarios desproporcionados e incoherentes a las finanzas estatales en los cargos públicos, además de contar con políticas públicas, leyes y un sistema de justicia eficientes que busquen el bienestar de la mayoría.

Imagen portada Imagen

About the Author
Related Posts

El 18 de octubre se llevó a cabo la 67ª. Sesión Ordinaria y el pleno del Congreso, eligió a la...

El 15 de septiembre de 2021 se conmemoró el Bicentenario de la Independencia de Guatemala, un...

No es novedad el estado de precariedad que atraviesa Guatemala  por la pandemia de coronavirus...

Leave a Reply