By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Eliú Nuila / Opinión /

Todos los días leemos, escuchamos y vemos noticias como “joven de 14 años mata con arma de fuego a piloto de bus”, donde la juventud de nuestro país al parecer está perdida y no hay solución para Guatemala, al contar con una generación tan sangrienta, violenta y sin valores. El 12 de Agosto de cada año se celebra y/o conmemora el Día Internacional de la Juventud. Guatemala al parecer no tiene nada que celebrar, mucho menos sabiendo que las juventudes se involucran en maras, crimen organizado, prostitución y son objeto de discriminación.

Somos tan humanos que nuestro subconsciente nos pide ver sangre, escuchar disparos y ambulancias por todos lados, nos olvidamos de en algunas partes de Guatemala, existen jóvenes y señoritas que dentro de su comunidad han aportado su granito de arena en busca de una Guate distinta.

Por mencionar a Andrea Ixchiu, una chava originaria de Totonicapan que tiene unas grandes garras para luchar por su pueblo, por su gente y los suyos; columnista de opinión en diarios impresos y digitales, que con sus letras ha denunciado las atrocidades que el Gobierno ha hecho contra los pueblos indígenas de nuestro país.

A Ikibalam Quim, quien ha demostrado perseverancia, entrega y pasión por el trabajo hacia las juventudes de nuestro departamento Alta Verapaz, quien logró viajar a los Estados Unidos llevando un poco de nuestra cultura Maya. Es estudiante reconocido dentro del Campus de La Verapaz de la URL, no solo por su dedicación académica sino también al haber dirigido la Red Ignaciana de La Verapaz, y que a pesar de no dirigirla sigue apoyando a esta y otras organizaciones;recuerdo sus palabras cuando me dicho “todo va a estar bien, animo”.

Como no mencionar a una mujer luchadora, como Sharolina Villalta. Oriunda de San Marcos que ha dejado por días a su única hija, no por ser mala madre sino porque tiene fe en que los jóvenes y señoritas pueden cambiar, tal como lo ha demostrado en los procesos de formación dentro de DEMOS, una chava nos ha demostrado que no solo es una facilitadora, sino una amiga; recuerdo sus palabras en el paseo de la sexta en el año 2012 “No más de lo mismo, no más de lo mismo”.

Con paso firme y siempre en pie, el famoso Pilo Avila de Zacapa, quien pareciera haber nacido y ser criado dentro del Centro Universitario de Zacapa de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Pilo se pronuncia ante los hechos de corrupción que vive nuestro país, dice las cosas tal cual las piensa, ayudando a otros jóvenes a señalar lo que les afecta y aprender que eso puede ser cambiado.

En la ciudad capital, existe alguien que se llama Jorge Enrique Batz, integrante de la Red por la Integridad. Quien pareciera conocer a la juventud como la palma de su mano, pues sabe cómo ayudar y despejar las dudas de quienes apenas inician por el camino de la realidad del país; demuestra su entrega y humildad para con la juventud.

En Sololá, también hay mujeres valiosas como Rosanda Pacay, a quien le encanta trabajar con juventudes porque le entusiasma saber que existen personas que aman lo que hacen, fomentando cosas nuevas que crean el cambio positivo y llenando y contagiando a los demás con buenas vibras, ese es el pensamiento de ella, contagiando de él a los demás.

Estuardo Tunche, un hermano de San Pedro Sacatepequez que dice #YoNoMeCallo, ha viajado a El Salvador para contar sobre nuestro país; tiene su plena confianza en que somos los jóvenes que vamos y tenemos que cambiar a Guatemala, amante de la justicia y enemigo de los injustos, ha formado grupos de jóvenes en su hogar contándoles sobre conocimientos adquiridos para incidir en la toma de decisiones de nuestra comunidad.

Ana Rocío Caal, que a pesar de su edad, demuestra que ese no es un factor para no luchar por los jóvenes y señoritas de Alta Verapaz, dedicada a promover la importancia de la educación sexual y reproductiva, y con ello evitar embarazos a temprana edad -siendo una de las razones del desempleo y no desarrollo de los jóvenes-.

Dentro del Congreso pueden existir jóvenes honestos y capaces, como Ángel Ramírez quien forma parte del proyecto Congreso Transparente. A pesar de no ser diputado, nos cuenta tal como están sucediendo las cosas en el Organismo Legislativo; pocos se podrían atrever a decir que está sucediendo dentro del Organismo, sin embargo él junto a otros chavos si lo hacen.

Mujeres emprendedoras como Liza Noriega -Coordinadora de la revista digital Brújula- junto a su apoyo incondicional Andrea Godínez -de Comunicación Multimedia-, son chicas quienes nos han dado a muchos jóvenes  la oportunidad de contar con un espacio para escribir sobre nuestro país, chicas que están seguras que al expresarme, muchas cosas están cambiando, incluyendo al país.

Juan Pablo Romero Fuentes fundador de la Asociación Los Patojos en Sacatepéquez, demuestra día con día, a través de “Los Patojos” que solo creando espacios de recreación y entretenimiento, los jóvenes y señoritas, saldrán de las drogas, las maras y los vicios; siempre acompañando el entretenimiento de la educación,

Dos chavas como Lucky Pérez y Alma Aguilar de Red por la Integridad -arriesgándose a concentrar a tanta juventud en un solo lugar- siempre están satisfechas en cada culminación de los procesos de formación, pues saben que han logrado un cambio en la mente del joven que piensa que todo es rumba. Hoy gracias a ellas se han conformado redes de observación a órganos de justicia, al sector salud y educación, que los mismos jóvenes lo integran.

A quién estimo mucho por su labor periodística, valentía para decir lo que en realidad sucede en nuestro país pero especialmente de su departamento Quiché, Oswaldo Ical quien pareciera que es el periodista de hierro, no solo por lo que dice, sino porque ha soportado ser víctima de secuestro, de bofetadas, insultos, golpes y hasta intimidaciones de muerte; a pesar de eso no ha tirado la toalla.

Mi amigo, Brandon Merida de Huehuetenango, que le respeto y admiro porque lucha “contra la corriente” de la sociedad que no acepta a los jóvenes o señoritas por su orientación sexual. Que pareciera una enfermedad para nuestra sociedad, este chico al que he encontrado en distintos procesos de observación electoral, comunicación comunitaria, observatorios ciudadanos y sobre todo, viendo como ha despertado en más jóvenes la necesidad de cambiar nuestro país, sin corrupción, con justicia y sobre todo sin discriminación.

Podría seguir mencionándoles a más jóvenes y señoritas de los 22 departamentos del país. Mencioné a algunos de los muchos jóvenes que existen, así como Mynor Oxom, Erick Fetzeer, Daniel Alarcón, Rafael Díaz, Josué Coy de Alta Verapaz, etc.

Como diría un amigo periodista, la moraleja de esto no es demostrarte que estimo más a algunos que a otros, sino quiero dejar en tu corazón que solo con esfuerzo y dedicación logras cambiar nuestro país, este bello país cambiará, si tú así como ellos cambia de primero.

Créeme es difícil lograr tus sueños, te lo digo yo, que a mis 24 años soy el periodista conflictivo de mi departamento, pues así como ellos estoy seguro que solo diciendo la verdad se quitará la venda de los ojos, para que al menos 3 de cada 10 vean la realidad de mi país.

Espero me puedas escribir a eliunuila07@gmail.com, para conocer más de ti, ánimo y un abrazo fraternal desde Cobán.

Imagen

About the Author
Related Posts

Guardo varios momentos en mi memoria, en donde he escuchado a personas decir algo como lo...

En algún momento de nuestra vida, tuvimos que habernos detenido y cuestionarnos: ¿Por qué el...

Por Dulce Paniagua “El 1 de julio celebramos el Día Internacional del Chiste, una iniciativa...

Leave a Reply