Enrique Noriega / Corresponsal/

Si no hay pisto… no puedo pagar las cuentas, no puedo pagar mis estudios, no puedo comprarle ropa y comida a mis hijos, y por lo tanto, busco una forma de ganármelo dignamente.

La migración es una respuesta a las dificultades económicas, sociales y políticas de nuestro país. Básicamente, si los jóvenes no podemos satisfacer nuestras necesidades en nuestro país de origen, la opción de migrar ya no parece tan descabellada; buscamos oportunidades en otro lugar porque donde vivimos son muy limitadas. Esto es más notorio cuando se identifican los departamentos del país donde hay más emigrantes: San Marcos, Huehuetenango, Totonicapán y Quiché.  Estos departamentos tienen en común que presentan las estadísticas más bajas de desarrollo humano en todo el país.

En Guatemala(especialmente en el interior del país), la gran mayoría de jóvenes deben trabajar para mantener a su familia, pagar sus estudios y si alcanza, un poco de recreación. Sin embargo, es muy complicado encontrar trabajo. De acuerdo el Informe de Desarrollo Humano del PNUD (2012), 5 de cada 10 jóvenes se encuentran laboralmente inactivos en el país. Y de los pocos “afortunados” que tienen empleo, tres cuartas partes laboran en el sector informal, sin prestaciones, sin IGSS, sin IRTRA, regularmente bajo condiciones de subempleo (explotación, salarios bajos, malas condiciones de trabajo).

¿Cuál es el resultado?

Jóvenes con muchos gastos que cubrir, una familia a la cual mantener, salarios bajísimos (1$ diario en los sectores más pobres), trabajos explotadores y en malas condiciones. Queda el sueño de una “buena vida”, darle algo mejor a los seres queridos y la superación personal, ¿quién no quisiera eso? ¿cuántos pueden lograrlo?

Para agravar las cosas, debemos echar un vistazo a las desigualdades en el país.

Mientras el 52.5% de los jóvenes entre 13 y 30 años no pueden permitirse gastar más de Q100 semanales en recreación, el 1.4% gasta entre Q500 y Q1000, y el 0.6% gasta entre Q1000 y Q1500 (PNUD, 2012); mientras en la ciudad capital hay varios hospitales públicos, en el interior del país estos se concentran únicamente en las cabeceras de los departamentos; predomina la educación pública de baja calidad en el interior del país, y el acceso es muy limitado en los sectores menos afortunados.

Esto dificulta aún más las oportunidades para los jóvenes guatemaltecos que ven cada vez más difícil lograr una vida digna. No encuentran empleo, y si encuentran es muy probable que no sea bien pagado y que sea en malas condiciones, falta de oportunidades, una familia que mantener… ¿y si le pasa algo a un familiar? ¿y cómo voy a pagar la educación de mis hijos? ¿cómo les voy a dar de comer?

Ante esta situación y esta incertidumbre… mejor migro.

Y vos, ¿qué condiciones esperás para no migrar? ¿Por qué migrás?

 

Fotografía obtenida en: http://www.sdpnoticias.com/nacional/2011/02/21/destaca-guatemala-trato-a-migrantes-en-mexico

Compartir