By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

Latente en mis sueños estás,

aferrado a mí como un deseo.

Si tuviese alas, volaría y

te diría: “encontrémonos en la cima”,

para que descubrieses

el cielo que te he regalado.

Por el resto de los días,

el cielo sería tuyo.

 

Ahora solo ansío a tu lado estar,

deleitándome con soñar.

Related Posts

El 20 de octubre de 1944, un movimiento militar y civil, saltó a las calles para ponerle fin a los...

**para comprender esta columna, usted tiene que entender el uso de la ironía y el sarcasmo como...

Desde Tik Na´oj consideramos importante la implementación de la interseccionalidad en nuestros...

Leave a Reply