By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

/Por: Andy Doxel

 

A ti nunca supe describirte, no encajas en el molde o el estereotipo de alguien.

Eres algo de lo que no hay: Un poco desbaratado, loco y especial.

A veces, solo a veces, quisiera no haberte conocido tanto como lo hago y poder decirte las cosas sin el miedo a que sea la última vez que intercambiemos palabras.

Eres ese extraño caso que me invita a quedarme hasta tarde con tal de leerte, verte o escucharte.

Si también te he hecho falta, no solo en las noches sino en los atardeceres que siempre mencioné, dímelo… Me vendría bien saber que el sentimiento es correspondido.

Por eso te pregunto: “¿Y si me llamas?” quitándole las dos eles que le sobran.

Pero ya no quiero hacerme bolas pensando en lo que será de nosotros, solo disfruto del tiempo.

Porque más sabe el asesino de amor que el poeta. Siendo tan distintos, tan opuestos, tan ajenos y ahí está nuestra conexión, nuestra coincidencia, lo que tenemos en común.

Al final, tal vez solo sea un sueño y tal vez sigamos estando dormidos.

Pero yo te extraño y lo haré mientras no esté a tu lado.

¿Si te llamo, quitándole las dos eles que le sobran?

Siempre.

Related Posts

/Por: Andryu López Dicen que existe un lugar llamado eterna primavera. Donde la gente hace dinero...

/Por: Efraín Mendoza Pablo ¡Calma, calma!, es apenas un niño. ¿Un niño?, ¿un niño que aprendió a...

/Por: Andryu López   Querido cupido, hoy te escribo para pedirte un amor, aunque dicen que...

Leave a Reply