A manera de propósito decidí iniciar el año con el cerebro y la agenda limpia. Como una purificación cerré mis redes sociales en noviembre del año pasado. No sucedió lo inesperado, efectivamente me sentí un poco más libre. Entre los beneficios encontré:  La imagen Hablando con un amigo que no tiene redes hace años, me...