No hay soluciones epifánicas ante el fallido intento de organizar esta sociedad que se empezó a desnudar desde hace dos años. Causa hasta risa cuando uno piensa que un caso, La Línea, al jalarlo como un hilito suelto, pasó deshaciendo el tacuche entero de un Estado que funciona bien pero solo para ciertas personas...