Una de las cosas que aprendí en Al-Anon es que no soy responsable por la bebida de otra persona. El eslogan que capta esto es: “no lo causé, no puedo controlarlo y no puedo curarlo”. Mucha gente ingresa al programa tratando de encontrar una manera de evitar que su alcohólico beba. Miré los escritos de Lois Wilson y todo...