Estoy agradecido por conocer no solo los sitios turísticos, sino también las zonas rojas o peligrosas de México, porque pude experimentar la adrenalina de vivir como uno más en un país como el nuestro, con gente buena, pero con dificultades en cuanto a desarrollo humano y promoción de la vida. Desde que cruzamos la...