Cada vez se hacía más frecuente la carencia de inspiración, la falta de ideas, de motivación, de imaginación. Y es que, he pasado por tanto en los últimos cuatro meses, lo suficiente como para llenar diez hojas de historias con finales distintos, pero no es de mí que quiero hablar. Era miércoles, recurrí al método de...