Brújula / Martes Bizarro /  La vida de Esther cambió para siempre después de aquella noche en el motel “El Paraíso” cuando el “Cuyo” la violó antes de entregarla en un bar de mala muerte. Desde entonces, la propina por pieza bailada con cada cliente era 1 dólar. Y si el cliente no estaba feliz no recibía nada. Ya se...