/Por: Luis Castillo   Clara Luz, una cosa le propongo, si acepta usted mi gran atrevimiento: dos días mi alma está en abatimiento, y a entregar el soneto me indispongo.   Luz, mi cerebro de testigo pongo, he quemado más neuronas, no miento, que en todo el curso del Renacimiento. ¿Dije días? dos horas,...

/Por: Yaquelyn Gámez   Te ves tan cerca pero estás tan distante. Tal vez me envidias por ser tan radiante. ¿Por qué eres tan fría? Luna mía, con ese lado oscuro solo intimidas y yo tan deslumbrante, con este amor profundo. Dame una oportunidad de ser quien reemplace a tus estrellas, déjame compartir mi alegría y...

/Por: Rocío Calderón   Vi tus lágrimas acabar un suelo. Escuché cada una de tus historias y fingí no conocer tus memorias como en la que eres un águila en vuelo.   Extraño esa sonrisa tan distinta, tus manos entrelazando las mías. Ahora no, camino por las vías. ¿Recuerdas esa cita? Fue la quinta.   Pero nunca, fue fácil...

/Por: Quiqe Bocanegra   No olvido los momentos juntos ni lo que de ti yo aprendí. No olvido los mutuos sentimientos ni lo que a tu lado yo viví.   Y es que no es que no te olvide, no es que aún te extrañe, no es que yo no te supere, no es que yo aún te ame.   Me hacen falta pláticas sin sentido, las caricias...

/Por: Elizabeth Alvarado   Engreído, egoísta, grande y atlético, elegante por donde lo vean, con su traje negro enamora a cualquiera.   Con una mirada intimidante, con una fuerza descomunal, pero sin perder ese toque de elegancia, pasa ante ti, el ser más bello del mundo.   Parece un viejo amargado, enojado con todo el...

/Por: Zwanzig Cuando te conocí, mi corazón latía a mil por hora. Escuchabas mi llanto, la agonía por querer sentir tu calor, la desesperación por sentir tus brazos abrazándome fuertemente, como solo tú… como solo tu madre, podrías abrazarme.   No necesité nada en este mundo porque lo tenía todo. Todo lo tenía contigo a...

/Por: Juan José Pinzón Posaste para mi, a la sombra de la luna, como un ciervo herido, en temporada de caza;   Y tu arco plateado, descansaba sobre tu cuerpo argentado; con tal gracia barroca, tu cabello color roble cubría tu sonrisa;   Recorrí pacientemente hasta tu labios, por tu piel clara y lisa; las ninfas del...

/Por: Edil Daniel    Regalo sensualidad: Te doy mi todo ¡Concibe! Caricia Fetiche Realidad Proyección Imperfección Pureza Excitación Una pañoleta Disfrútalo  

/Por: Andy Doxel   Entre pasos y pedales, risas y una piña colada, perdí, no solo la mirada, sino el alma. Llegaste como una brisa en verano, cuando mis heridas sanaban y mi corazón bailaba. El tiempo fue tu aliado para que te alojaras en mí como un atardecer en inicios del invierno. No fue que no quisiera...

/Por: Alexandra Granados En mi memoria yace claramente aquella tarde del viernes de hace exactamente quince años en la cual nos perseguíamos alrededor de un viejo roble como dos chiquillos ignorantes de la realidad lóbrega de la vida. Éramos solo dos adolescentes jugando a ser niños de nuevo. Tus ojos reflejaban un...