Mario Valdizón. 2015 / – ¡A la gran pushica! Vos, Ronald ¿Estás bien?- Expresó Juanito, con su típica expresión de preocupado, pero más que preocupado, de ahuevado. La jugada había sido sustancialmente rápida. La sacó Pepe de la portería, a la derecha estaba Catracho, luego, Catracho la pasó al centro y la tomó...

Leonid Andreiev   V Y hete aquí que hubo de llamar a Lázaro a su palacio, el propio divino Augusto. Vistieron suntuosamente a Lázaro, con solemnes atavíos nupciales, como si el tiempo los legitimase y hasta el fin de sus días hubiese de seguir siendo el navío de una novia ignorada. Parecía como si a un viejo y...

Leonid Andreiev / Rincón Literario / Por aquel tiempo había en Roma un escultor famoso. Del barro, el mármol y el bronce creaba cuerpos de dioses y hombres y era tal su divina belleza que todos la reputaban sin igual. Él, sin embargo, no estaba satisfecho de sus obras y afirmaba que aún había algo más bello que no...

Imagen de Celia Maldonado Gabriela Maldonado / Opinión / He guardado este secreto dentro de mí por mucho tiempo. He cargado sola con el miedo y la culpa. Pero al abrir mis ojos puedo ver que no soy la única y que este mal que me aflige no surge de mí por ser quien soy, sino que surge de lo profundo de una sociedad...

Ana Raquel Aquino/ Era una noche fría de aquellas en donde moverse significa sentir el crujido de los propios huesos. Tuvo que regresar. Era tarde. Y el edificio parecía una catedral. El eco con cada paso. Las luces que se encendían con el movimiento. Manuel había olvidado las copias para la reunión importante de...

Ernesto Sabato De Abaddón, el Exterminador, 1974. LUNES A LA NOCHE Pasé un día muy malo, querido B., me están suce­diendo cosas que no puedo explicar, pero mientras tanto y por eso mismo trato de aferrarme a este uni­verso diurno de las ideas. ¡La tentación del universo platónico! Más grande es el tumulto interior,...

Un melancólico día de noviembre, mientras el predominante silbar del viento hacía énfasis en mi miserable soledad, el pérfido huésped entró por mi puerta y frente a mí decidiose sentar. Por tres días y tres noches esta fue mi realidad; sentados frente a frente, sin cada quien dejar su lugar. No comimos, no dormimos y...

Por el pájaro enjaulado, por el pez en la pecera, por mi amigo que está preso, porque ha dicho lo que piensa.   Por la flores arrancadas, por la hierba pisoteada, por los árboles podados, por los cuerpos torturados:   YO TE NOMBRO, LIBERTAD.   Por los dientes apretados, por la rabia contenida, por el nudo en la...

“Insisto: uno cree en lo que ve — los demás interiorizan la manera de creer del convencido (o creyente) — todos creemos — o somos fieles a la creencia mientras jugamos. Nuestra creencia circula, pero al interrumpir la ceremonia o el juego sólo quedan pocos devotos o religiosos o artistas. Los demás vuelven a lo real o...

Nicolás Martínez/ Diestra es mi impresión del humano, porque lo conozco y él me conoce. De él bebía vida y veneno y de él disparataba y atrapaba mentiras para mi lápiz. Amor le di, y cuando ante mí se desnudó, tal cual era, ni más ni menos, lo odié. Vi en su piel la mirada de un maniquí sin nada que ofrecer excepto...