El primer día que entre a Al-Anon me sentí en el campo del enemigo en mi opinión, yo no era en absoluto como esa gente. En primer lugar, no estaba ni había estado nunca casada con una alcohólico, ni tampoco crecí rodeada de alcohólicos. Durante más de 26 años, no tuve motivos para sospechar que tenía parientes...