Antonio Flores/ Opinión/ Últimamente he tenido muchos de esos días, donde la cotidianidad ataca por la espalda y viene con intenciones carrasposas; los momentos te abruman, la gente te cansa y lo ordinario pierde su encanto. El remedio para esos días es buscar motivos, libros, personas o circunstancias...