Francisco Juárez/ Esa tarde del cuatro de octubre de mil novecientos setenta y cuatro, luego de almorzar junto a Maxine, y revisar las galeradas de “El horrible remar hacia Dios” permaneció parada junto a la ventana. El cigarrillo continuaba humeando al lado de la cortina. En la habitación contigua se encontraba el...