Vine a Al-Anon la primera y la segunda vez para que mi esposo alcanzara la sobriedad, pero en cuanto dejaba de beber yo dejaba de asistir. Al final pensaba “con uno que asistiera a su programa era suficiente”. La tercera vez que vine a Al-Anon, fue para salvarme de mí misma.  Mi enfermedad también había...

Al Anon / Opinión / Por un momento piensen en la energía gastada en exigir, rogar, rezar por la sobriedad de alguien. Recuerden el tiempo empleado en armar argumentos lógicos, razones afectivas, planes imaginados con respecto a la sobriedad de alguien. Bajo estas circunstancias y considerando todo el tiempo y...