Día a día nos sumergimos en una sociedad que ve más debilidades que soluciones. El racismo y la discriminación están latentes sin importar credo, estatus, formación académica o género. Y es porque somos una sociedad temerosa a la realidad, que preferimos criticarla que entenderla. Algunos odian el aborto, pero...