By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

Luis Pedro Véliz/

Se levanta de la cama y pone el pie izquierdo, es zurdo. Quizá amaneció con la extremidad correcta. Son las nueve de la noche y está estrenando resaca, como todos, como muchos, o como pocos. Si no empiezo ahorita esta me termina de alcanzar. Si la prendo ahorita, mañana amanezco sin goma. Como la calle se presta para los ebrios, las putas y los perros, caminar no está de más, además, dicen que paso a paso uno va sudando el alcohol.

La noche se ve borrosa, miope que parte las gafas. La música y el beat le marcan la vida, aunque un audífono no funcione bien y todo suena como se ve, desenfocado.

Ella se suma a la caminata nocturna y entre amiguitos y ajitos, las pupilas dilatadas somos todos, los espejos sonrientes también y una cerveza quebrada en el piso guía el camino: el norte se saborea bajo la lengua.

El bar no es nadie más que a los que ya se les pasó un poco la edad y ven desde la barra las faldas a las que les faltan un par de años, tan solo unos, no más. El otro año ya es legal, dicen.

Volvamos a la calle y déjese querer, hombre. No sé cuál es su problema si no soy yo.

Abre los ojos, ella le toma la mano, y la otra la guarda en su bolsillo derecho trasero, se la arrebata y le compra un café, le ve con desaprobación y le pide que no lo haga: cuídese, bebé, no quiero que le pase algo.

Vuelve a abrir los ojos y ella sigue allí, alucinógeno de la teletransportación. Transeúnte en New York, todo brilla tanto como las pupilas que dilata viéndose al espejo. Es ella: su espejo.

Related Posts

 Por: Cris Figueroa   Con la ligereza de una libélula  te desprendiste de una flor blanca que te...

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

Leave a Reply