By Manuel Pocasangre
Posted: Updated:
0 Comments

La semana pasada Jorge se vio involucrado en un accidente de tránsito, en el cual una persona que se conducía en su motocicleta lo colisionó en la parte de atrás de su vehículo, al llegar la Policía Nacional Civil a la escena del hecho, por no existir una claridad en cuanto a la persona que fue el principal responsable del accidente, decidieron que los vehículos y la licencia de conducir de ambos pilotos serían puestos a disposición del Ministerio Publico, el cual sería el encargado de realizar la investigación para determinar la culpabilidad de las personas involucradas en el hecho de tránsito.

Jorge, preocupado por su vehículo y su licencia de conducir, decidió ir al Ministerio Publico porque ya habían pasado dos días del accidente de tránsito y no tenía noticia alguna sobre el accidente, al llegar habló con la auxiliar fiscal que le había sido asignado el caso, ella muy amablemente le indicó:

…no le puedo dar una respuesta de su caso, porque en este momento no me han traslado el expediente físico, solo tengo asignado el expediente de manera digital, pero no lo puedo consultar, si usted gusta información puede venir la otra semana….”.

Al escuchar esta información Jorge se preocupó mucho porque él no sabía que podía hacer en esta situación, porque él dependía de su vehículo para poder trabajar, aunque consiguiera otro vehículo no tenía la licencia de conducir que lo respaldaría ante cualquier eventualidad que pudiera surgir. Al no tener el licencia de conducir, la Policía Nacional Civil o la Policía Municipal de Transito, podrían imponerle una multa por manejar de forma ilegal.

Platicando con su familia, Jorge decide buscar una asesoría legal, para que le fuera brindada la ayuda correspondiente en su caso, porque él estaba desesperado y no entendía nada de lo que estaba pasando.

Al día siguiente, Jorge llegó a la oficina de abogados en la cual yo laboro y fui el asignado para brindarle asesoría. Cuando escuché su historia y todo por lo que había pasado mientras él averiguaba qué podía hacer para la devolución de su vehículo y su licencia de conducir, puede observar la frustración que de él salía porque no había sido atendido, ni orientado de la manera que se debía.

Jorge me hizo las siguientes preguntas: ¿Cuál es el plazo para la devolución de mi vehículo? ¿Cómo puedo hacer para que me lo devuelvan de una manera rápida? ¿Cuál es el artículo que me ampara para la devolución de mi vehículo así como mi licencia de conducir?

Procedí a responderle a Jorge que tristemente se cuenta con un plazo en la ley para la devolución de los vehículos y los documentos pero muchas veces este no se cumple, el Código Procesal Penal, en el artículo doscientos dos, únicamente establece: “Los vehículos deberán ser devueltos a su propietario inmediatamente después de que se hayan practicado las diligencias pertinentes sobre ellos. En todo caso la devolución deberá efectuarse en un plazo que no exceda de los cinco días…..”

La manera más rápida para la devolución de un vehículo y la licencia de conducir, sería solicitando a un abogado y notario que elabore un memorial, extendiendo una solicitud al Ministerio Publico la devolución del mismo, documento en el cual se deberá acreditar la propiedad del vehículo, con una fotocopia autenticada del título de propiedad del vehículo así como una fotocopia del Documento Personal de Identificación (DPI) del propietario del vehículo. Una vez ingresado el memorial, Jorge tendrá que ir con la auxiliar fiscal que lleva su caso para que sea ella quien programe la devolución del automotor y le indique el día y la hora para que le entreguen el acta de devolución de vehículo. Posteriormente, llevará un plazo de tres semanas, que el vehículo llegue a la unidad de la Policía Nacional Civil, la cual se encargará de la verificación de los datos del vehículo y  que se practiquen las pruebas solicitadas por el ente investigador para esclarecer la verdad.

Jorge se deberá amparar en el artículo doscientos dos del Código Procesal Penal para la devolución de su vehículo, así como mi licencia de conducir. En dicho artículo se establece lo siguiente:

“Artículo 202.- Devolución. Las cosas y documentos secuestrados que no estén sometidos a comiso, restitución o embargo serán devueltos, tan pronto como sea necesario, al tenedor legítimo o a la persona de cuyo poder se obtuvieron. La devolución podrá ordenarse provisionalmente, como depósito e imponerse al poseedor la obligación de exhibirlos. Si existiere duda acerca de la tenencia, posesión o dominio sobre una cosa o documento, para entregarlo en depósito o devolverlo, se instruirá un incidente separado  Los vehículos deberán ser devueltos a su propietario inmediatamente después de que se hayan practicado las diligencias pertinentes sobre ellos. En todo caso, la devolución deberá efectuarse dentro de un plazo que no exceda de cinco días, salvo casos de fuerza mayor, siendo responsable el juez, de cualquier daño o perjuicio sufrido por la demora injustificada.”

 

 

About the Author

Estudiante de Derecho de la Universidad Rafael Landivar, futuro abogado y notario. Apasionado por Dios.

"Todo lo puedo en cristo que me fortalece". F.L.P 4:19

Related Posts

 Por: Cris Figueroa   Con la ligereza de una libélula  te desprendiste de una flor blanca que te...

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

Leave a Reply