By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Hoy en día muchas personas apuestan por hacer alguna actividad física diferente, y los motivos pueden variar. Muchas los utilizan para liberarse del estrés luego de una jornada ardua de trabajo, o bien para comenzar con energía cada día. También lo hacen por amor propio  y por querer estar bien de salud.  Me parece realmente impresionante que se promuevan los “runs” y que lejos de ser competencia, es para pasarla en familia y disfrutar del ejercicio que al final es excelente para poder mantenerse activos.

Al año aproximadamente se organizan más de diez carreras, de las cuáles el  90% se realizan con fines benéficos; y haciendo cálculos más de 50,000 corredores mejoran su salud y estado físico, mientras ayudan a personas necesitadas. Me atrevo a decir que ese tipo de actividad física “pega” tanto porque hay publicidad por medio y es promovido y apoyado por muchas empresas del sector privado que hacen que sea un éxito total.

Quiero compartirles una de mis pasiones, que desde pequeño fue un ideal, un sueño que hoy estoy cumpliendo: mi gusto por el deporte de tenis de campo  (o bien solo tenis). Desde pequeño, como es común en cada esquina de barrio, cada cuadra, calle o colonia, miraba cómo niños jugaban al deporte rey: el fútbol. Incluso formé parte de la escuela que fundó el exjugador de Municipal Juan Carlos el “Pin” Plata, pero por factores de tiempo y también económicos no pude seguir en dicha academia (igual, no era tan bueno que digamos).

Al concluir los estudios al nivel medio me incliné hacia un deporte que no es muy común en nuestro país, y que tiene poco apoyo para darle más realce y darlo a conocer en toda Guatemala.  Me emocionaba ver cómo un Rafa Nadal iba por su 4to gran slam consecutivo, o aquella épica final de Wimbledon contra Roger Federer. Y sí, hablo del tenis.

La historia del tenis de campo tiene un poco de conflicto, más que todo en  su origen.

Hay una mística escondida de nuestros ancestros e historia de la humanidad. Se piensa que algunos pueblos antiguos como los egipcios, los griegos y los romanos practicaban un juego muy parecido. Existe una teoría que afirma que la palabra tenis proviene del nombre de la ciudad egipcia de Tinnis -junto al Nilo- y la raqueta de la palabra árabe rahat, que significa palma de la mano. Pero hay otros que creen que el tenis fue una invención anglosajona. Algunos creen que la palabra proviene del inglés antiguo, otros piensan que del italiano o del francés, o como ya se dijo, de orígenes árabes o egipcios. Una antigua enciclopedia inglesa, establece una relación entre el tenis y un juego romano denominado Ludus Pilae, éste proviene de los antiguos juegos griegos Sfairisticke. Los romanos dispersaron este juego por toda Europa. Inicialmente se jugaba con las manos pero luego se le dieron nuevas adaptaciones como la raqueta, reemplazando la palma de la mano. Entre los siglos XVI-XVIII muchos juegos de pelota, más parecidos al frontón actual, gozaron de gran popularidad en Europa occidental.

El tenis ha tenido diferentes evoluciones desde sus inicios: de jugar con las manos hasta la actualidad que se juega con raquetas y es que uno de los lemas de este deporte es pasarla bien: este deporte promueve disciplina reflejada en la amistad entre ambos jugadores, a pesar de ser un deporte que tiende a hacer individualista, siempre existe el vínculo de fraternidad entre ambos jugadores.

Para mi significa mucho, le agarré tanto amor que de un pasatiempo ha pasado a ser un sueño: 

El poder representar a mi país en diferentes torneos como es el caso de la Copa Davis, es el “Mundial” del tenis, y porqué no, jugar contra grandes tenistas como un Rafa Nadal o un Roger Federer.

Lo lamentable es que el deportista sea cual sea su denominación no cuenta con el suficiente apoyo económico como moral. Muchos que han logrado poner en alto el nombre de nuestro país han costeado sus propios entrenos, viajes, capacitaciones, etc. Aquí el problema no viene de que los deportista son malos, porque en realidad hay mucha preparación, años llevando un proceso para estar en un Mundial o en los Juegos Olímpicos. Esto viene de una mala administración de los fondos que caen en el Comité Olímpico Guatemalteco. ¿Por qué países como España, Estados Unidos y Gran Bretaña tiene a los mejores tenistas a nivel mundial?

Es simple, apuestan por el deporte y de la misma manera es que existe menos probabilidades de que jóvenes se metan a delinquir.

Debemos comprometernos a apostar por vías alternas para solucionar los problemas del país, talvez un deporte no nos hará olvidar  casos de corrupción, tampoco revivirá una persona fallecida a manos de sicarios, o las decepciones que nos dan nuestras autoridades, pero si dará futuro en los jóvenes comprometidos con el cambio. Porque si sembramos la pasión y el interés hacia algún deporte estaremos construyendo una Guatemala distinta. Planes y vías alternas las hay, todo está en poner nuestro granito de arena para mover Guatemala.

Imagen

About the Author
Related Posts

Cuando pensamos en desnutrición lo primero que se nos viene a la cabeza es la falta de alimentos y...

Por: María Fernanda Herrera La respuesta más común al por qué se estudia medicina seguramente es...

Sara Mux Cada vez existen más personas que migran de su territorio para poder buscar una mejor...

Leave a Reply