/Andy Doxel

Hay un lugar, sobre el cerro, en el que al andar por sus calles empedradas perdí el aliento y el corazón.

Me dejé llevar por su encanto; iluso al creer en su belleza eterna.

Ahora veo ese lugar que, por muy cerca que esté, más me hace caminar.

Sin aliento, sin corazón,

¿Cómo puedo seguirlo recorriendo si me arrebató el deseo, el amor?

Compartir

Otros artículos de interés