By Daysi Caal
Posted: Updated:
0 Comments

ixcanul1

Daysi Caal/ Opinión/

En un país donde aumentan los casos de corrupción y cada quien hace lo que se le venga en gana, debemos de creer que no todo es malo, y ejemplo de ello es el reconocimiento de artistas nacionales que han brillado en el extranjero.  Aunque en nuestro país hace falta apoyo a las artes, el deporte y aportes científicos, muchos no se han quedado con la ilusión. Muestra de ello es que  hoy por hoy, hay cantantes de talla mundial como Ricardo Arjona y Gaby Moreno, actores como Oscar Isaac, científicos como Luis von Ahn, entre muchos otros.

Hace algunas semanas se presentó en Cobán, Alta Verapaz el cineasta Jayro Bustamente, director de la película “Ixcanul”, película que hasta la fecha ha alcanzado 45 galardones. ¡Bravo! Ya que a pesar de no contar con los recursos necesarios para hacer una película al estilo de  Hollywood, este elenco y su director han logrado mucho.

Nos han  mostrado que las oportunidades se dan

en la medida que convertimos los sueños en acciones.  

Esta película pudo hacerse gracias al apoyo que prestó Francia y el Fondo Ibermedia, quienes asignaron recursos a su realizador, así como lo que los comunitarios prestaron durante la grabación. Ejemplo de ello son las anécdotas que compartió el cineasta guatemalteco al público “como lo fueron las guirnaldas con las luces de la virgen, usadas en la cantina donde bebía el personaje Pepe, toma que se hizo el 24 de diciembre.  Estas habían sido prestadas por una comunitaria quien, terminando las grabaciones de ese día, fue y las pidió para poderlas usar en su hogar ese día, prometiéndoles que se la daría nuevamente al siguiente día”.

Ixcanul ha sido reconocida en países como Francia, Costa Rica, Nueva York, Bélgica, Italia, Suiza, Berlín,  Guadalajara (México), República Dominicana, Eslovaquia, entre muchos otros. En un país no tan fanático del cine local, Jayro Bustamante nos comparte respondiendo las siguientes preguntas:


¿Cómo nace Ixcanul?

Ixcanul nace con el encuentro de la verdadera María de la Cuenca del Lago de Atitlán, quien nos compartió su historia y la responsabilidad de contarla. Aunque la película entera no es una biografía de María, sí está inspirada en la vida de ella y de otras mujeres que yo conocí en el área kaqchikel del Lago de Atitlán.

¿Qué actitudes observó en la protagonista de Ixcanul para brindarle una oportunidad como actriz?

Muchas. María Mercedes Coroy es una chica increíble, que sigue creciendo un montón y con quien queremos seguir trabajando. Tenemos varios proyectos con ella a futuro. Y sobre todo hay algo muy bonito, porque habiendo tan pocos, ser actor en Guatemala es casi que una responsabilidad. Pero ser actor o actriz maya es una responsabilidad aún más fuerte; no tendría que serlo pero esas son las condiciones. Entonces María Mercedes no solo está asumiendo muy bien su papel de actriz, sino también está asumiendo muy bien su papel de ícono que forzosamente le tocó jugar.

¿Considera Ixcanul como una película folclórica o intercultural?

Folclórica para nada. Yo creo que todavía no somos lo suficientemente abiertos en  Guatemala. Entre el público que ha llegado a ver la película he tenido gente kaqchikel que me dice: “Yo vine a verla para ver dónde te podría agarrar y  decirte así no es.” Pero para mí, Ixcanul es simplemente una historia, una historia de mujeres. Incluso, Ixcanul que en kaqchikel quiere decir volcán normalmente se escribe solo con la “x”, yo decidí ponerle la “i” al principio para hacer el prefijo femenino y hablar de “una volcán”.  Este detalle me pareció más interesante.

¿Por qué cree que no se difunde en el país este tipo de cine local?

Todavía no estamos lo suficientemente abiertos a ver este tipo de películas sin sentirnos aludidos en cada momento y tomarlo como algo personal.  Además tampoco es que tengamos cines en todos lados como para que cualquier guatemalteco la pueda mirar. Son cosas que tienen que llegar con el tiempo.

¿Cómo trata el tema de la discriminación dentro de la proyección de las artes, específicamente del cine, y qué posibles soluciones podría brindarle  desde su realidad?

Realmente  nuestro rol como cineastas no es tanto dar respuestas, ni brindar soluciones. Sino nuestro rol es hacer que las audiencias se hagan preguntas. Sobretodo el hecho de mostrar una realidad que nadie quiere ver  ya me parece importante. Luego, personalmente nosotros como seres humanos y como profesionales hemos hecho un trabajo más allá de la película, una vez que esta salió. Nos hemos enfrentado a un racismo muy básico. Ya ha habido gente que nos ha escrito para decirnos “para qué vamos a ir a ver Ixcanul, si vemos a tantos indios en la calle”–  así de básico.

Y nos tocó a nosotros mismos poner denuncias, denunciar esos perfiles que escriben ese tipo de cosas, a denunciar en el ministerio, pero resulta un proceso muy largo, que al final, no es por cobardía, pero se necesita mucho tiempo para llegar hasta donde debería una denuncia de este tipo.

¿Viendo estas situaciones de racismo hacia e cine guatemalteco, se frustra como director?

Sí. Es que es muy loco (sonríe), porque nosotros como guatemaltecos deberíamos frustramos, pero estamos tan acostumbrados que casi ya no nos pasa. Pero más que frustrado, estoy bastante contento de ver que por otro lado, la población ha avanzado bastante. Porque encuentro un montón de gente que de verdad ya no tiene esas cosas. Sobre todo las nuevas generaciones, son más libres. Yo crecí en Panajachel, junto a 90% de kaqchikeles y 10% de turistas y mestizos, y no conocí esa diferencia.  En la capital cada vez están mucho más abiertos, y por ahí hay un poco de esperanza.

Ganaron varios premios, pero en especial el premio Oso de plata “Premio Alfred Bauer” en el Festival de Berlín. ¿Cuál fue la reacción de la protagonista como actriz indígena guatemalteca?

María Mercedes, que también es de una nueva generación, se sabe adaptar mucho más fácil a las cosas; es una niña estudiada y de buena familia, por lo que su reacción fue mucho más natural. Pero la reacción de María Telón, madre de María (en la película) fue mucho más interesante, porque cuando hicimos la conferencia de prensa teníamos mínimo 350  periodistas frente a nosotros. Cuando María Telón agradeció dijo: “Gracias Berlín por tratarme muy bien”, siendo mujer indígena, y toda la sala hizo “aaaaahhh” porque claro, fue algo muy agradable que hasta hoy sigo sintiendo lo mismo (se le eriza la piel).


Agradeciendo  a Jayro Bustamente por la entrevista cedida, sabemos que lo primordial para lograr tales éxitos, es tener la actitud y valentía de querer hacer las cosas. En una plácida plática, concuerdo que tenemos tantas cosas buenas que debemos aprovecharlo. Porque Guatemala es más que altos números en los  índices de violencia, discriminación y corrupción.

Guatemala también es arte, y en un país donde las oportunidades son pocas, debemos de apoyar a los artistas nacionales.

Fotografía de Raúl Guillermo Riedel.

Imagen de portada

About the Author

Soy mujer maya-poqomchi', amante del café, vinos, chocolates y libros.
Sueño con una Guate diferente, pero creo que eso depende de la conciencia social de cada uno de nosotros. Soy decidida y día a día lucho por eliminar barreras por doquier; docente, universitaria, hija, esposa, madre, amiga y sobretodo Homo Sapiens. Soy pro LGBT y feminista sin descartar que la dualidad parte desde mis cosmovisiones.

Related Posts

En los tiempos actuales, es casi imposible dejar fuera de nuestros pensamientos el tema de la...

A pesar que las circunstancias no estén tan favorables, nuestro país ha iniciado la apertura con...

Imagina que tienes la mala fortuna que te enfermas, te rompes un hueso o tienes un accidente, por...

Leave a Reply