Alexander López/ Opinión/ Siempre que tengo la oportunidad (o la origino) de ayudar o estar con una amiga o un muy buen amigo, arriesgo todo, incluso hasta los estudios. La ayuda, la compañía, el cariño y la conversación  se convierten en un eterno paraíso pero también en un ingenuo y desgastante desvivir, algo así...