Me daba asco ese sentimiento de agonía que poco a poco se volvió un sentimiento permanente, me daba asco la humanidad con sus falsas vidas y sus comportamientos autómatas. Me daban asco los árboles y hasta los libros estaban perdiendo sentido en mi vida. Al principio, me asustó darme cuenta que en mi casa no era la...