Tenés que sentirte advertido: podés tomártela fácil y cargarla ligero hasta “sentir el cuentazo” de los privados. Podés –en algunas universidades y algunas jornadas- elegir a los “lics. más buena onda” y ganar con notas aceptables, perdiendo los periodos de clase a tu gusto o podés caminar más friccionado y seguro....