Janus

Nací hace tanto tiempo, sintiendo al viento las caricias de mi madre. Comencé a dar mis pasos entre un mundo que apenas conocía, la mano de mi padre, los juegos con mi hermano, mí tímida voz y la eternidad aún estrenándose. Tuve un nombre y una familia, mi destino parecía indicar que yo debía existir para que miles más lo hicieran, sin embargo me llegó la muerte muy temprano, conocí el dolor en tan poco tiempo, y hoy que veo el rostro de mi alma impregnada entre mis restos, imploro clamando desde la tierra un abrazo tuyo hermano, pues aún escucho tu voz tan solitaria, aún te recuerdo y me recuerdas pues la muerte se vistió de distancia, Caín.

Fotografía: www.flickr.com/photos/blisco_o/5463370894/

Compartir

Otros artículos de interés