By Eddy Chavez
Posted: Updated:
0 Comments

El impacto global por la pandemia ha sido devastador, considerando el auge de la nueva variante Delta. A pesar de que varias regiones en el mundo, moderadamente, logran avances en la lucha contra el virus y por ende, reducen las muertes y casos positivos en algunas regiones como África y Latinoamérica, se evidencian las deficiencias al tratar de avanzar con el proceso de vacunación durante los últimos meses. 

Considerando que esto se genera principalmente en países en vía de desarrollo, cada vez existen más cuestionamientos sobre la falta y escasez de fondos en conjunto con políticas públicas más transparentes que permitan mayor competitividad.

Guatemala, actualmente, posee retrasos en el proceso de vacunación  y se coloca en una baja posición en comparación con otros países de la región. A nivel latinoamericano, Chile y Uruguay lideran la vacunación mientras que Guatemala, según Our World in Data, ocupa uno de los últimos lugares al vacunar tan solo al 21.6 % de la población, con esquema completo; solo por arriba de países como Haití y Nicaragua.

 

 A nivel centroamericano, Guatemala es el segundo país con menos esquemas completos de vacunación a diferencia de El Salvador, Costa Rica y Panamá con más del 50 por ciento en dichos países.

 

Por ende, esta situación también afecta la economía especialmente en competitividad, por el costo de oportunidad para viajar a otros lugares para vacunarse y la fuga de capital por lo que desembolsan. Cabe resaltar que existen muchos beneficios de vacunación desde una perspectiva económica que ayudan a fortalecer y mantener la confianza en varias políticas públicas en conjunto con la sostenibilidad y eficiencia en varias áreas como lo es el sistema de salud. 

La falta de competitividad en Guatemala se ve más reflejada en aquellos sectores en donde el capital humano es esencial al tener contacto directo con los servicios como lo es el sector turístico y otros que involucran consumo de alimentos. 

Generalmente, el crecimiento económico está potenciado por una mejor salud, por lo que la vacunación es una medida preventiva que permite a los guatemaltecos, impulsar el crecimiento económico a través de un mejor desempeño. Sin embargo, a pesar de que la vacunación es una intervención rentable a comparación de otros procedimientos, en Guatemala no se posee una eficiencia en la recuperación económica de manera homogénea a los diferentes sectores del país. 

Si bien se poseen perspectivas económicas favorables, estas se podrían ubicar en un escenario más optimista, si se agiliza el proceso de vacunación.

Related Posts

Por Mario Cuando era niño las fiestas solían ser de mucha alegría; recuerdo muy bien cuando...

El Taller de Escritura Creativa de la Universidad Rafael Landívar, acaba de crear el siguiente tomo...

Es innegable que en la memoria de cada guatemalteco siempre permanecerá aquella imagen del Congreso...

Leave a Reply