By Brújula
Posted: Updated:
9 Comments

Ochoa-Colaboración-Noviembre-1

José Ochoa / Opinión /

Hace unas semanas caminé ocho cuadras. Fue desde el Obelisco hacia Fontabella, en la zona 10. Lo hice por la Reforma hasta tomar la 12 calle en dirección a la cuarta avenida, donde está el centro comercial.

Me tardé quizás 20 minutos. Y en esos 20 minutos vi a tres mujeres distintas en la calle ser acosadas. “Mi amor” o “preciosa”, todos acompañados de algún sonidito con la boca y una mirada que pretendía quitarles la ropa a ellas, ropas que apenas dejaban destapados los brazos y los rostros. Todas, las tres, se quedaron calladas sin voltear la mirada, como acostumbradas o resignadas a ese abuso.

En las tres oportunidades identifiqué a los violentos y quise restregarles el rostro en el piso, pero luego recordé que evito la violencia y que seguro el restregado iba a ser yo. Me guardé esto por semanas. Me volví a dar cuenta, desde entonces, del “privilegio” que tengo sólo por nacer hombre, y la desgracia que tienen muchas sólo por ser mujeres.

Caminen ocho cuadras y díganme si no necesitamos feminismo.

Me enoja escribir esto. Enoja más que siga pasando. Después de compartir esta historia, varias amigas me escribieron para confirmar que no son sólo tres, sino varias, ellas, las que en sus trabajos, la calle y hasta familia se llevan los piropos que nadie quiere y a la mayoría ofenden.

No funciona, hombres heterosexuales. En serio les digo que no funciona y, sobre todo, no debemos intentar “conquistar” desde los piropos. Porque las mujeres ni son conquista. Tampoco les alegramos el día atentando contra su intimidad e individualidad.

Imaginen mi frustración cuando trato de decirle a extraños que dejen de estar acosando, pero es un riesgo porque también pongo en peligro mi vida. Es peor para ellas, quienes ademas lo sufren y son incluso más atacadas cuando hacen frente al abuso. “¿Qué preferís, Que te insulte?“, le dijeron a alguien que conozco, como si las alternativas fueran o recibir “cariño” o maltrato.

Me queda claro, sí, que lo que podemos comenzar a hacer es denunciarlo.

Cada una de esas experiencias hay que contarlas y difundirlas. Que se enteren, todas y todos, que el acoso es una forma de violencia hacia la mujer, y que estás mal, terrible, cada vez que le clavás la mirada a una mujer mientras silbás. Además de lo ridículo que te ves.

Sólo falta que los mismos hombres que lo hacen son aquellos que, celosos, registran los teléfonos de las novias y prohíben cualquier contacto con algún otro hombre.

Necesitamos esas dosis de feminismo para apartar la violencia, el acoso, reconstruir los géneros y que todos y todas ganemos con la libertad de ser quien somos, sin el acoso o abuso de los retrógrados de la calle y de la vida.

Imagen

About the Author
Related Posts

Por: Carla Rocío Rosales Inspirada en el artículo del mes pasado, me puse a reflexionar sobre la...

En los tiempos actuales, es casi imposible dejar fuera de nuestros pensamientos el tema de la...

A pesar que las circunstancias no estén tan favorables, nuestro país ha iniciado la apertura con...

9 Comments
 
  1. Avatar
    Leandro Miranda / 27/11/2015 at 11:47 /Responder

    Buenos días José.
    Gracias por su artículo: me siento tan identificado con usted porque veo y siento lo mismo. Mujeres que van caminando por la calle y que son blanco de “piropos”, miradas lascivas y el tipico silbido o bocinazo estúpido. Lastimosamente las mujeres se han acostumbrado a callar… y los “machos” a perpetuar esto.
    Quisiera hacer una campaña contra el acoso a todo nivle…..
    Saludos

    • Avatar
      Manuel / 02/12/2015 at 16:57 /Responder

      Dónde dejan a los buenos hombres en esto? A los niños que sufren con los roles de género? Mucho feminismo y poco egalitarismo.

  2. Avatar
    Jeniffer Cruz / 02/12/2015 at 16:34 /Responder

    Me gustó mucho leer tu artículo, muy interesante. Generalmente, una de mujer se siente impotente ante tal situación, no saber si responder o quedarse callada. Pero con esto nos podemos dar cuenta el nivel de educación que existe en Guatemala y que son muy pocos los caballeros que saben apreciar y admirar la belleza de la mujer.

    Estoy totalmente de acuerdo con Leandro, sería excelente que iniciaras una campaña contra el acoso, aunque sea solo en la universidad.

    Saludos,

  3. Avatar
    KARIN / 03/12/2015 at 07:34 /Responder

    Ayer me comenta una amiga que caminando para europlaza a su lugar de trabajo uno de los tantos llamados hombres no solamente la piropeo sino que adicional a ello tuvo el descaro de propinarle una nalgada, ella solamente pudo defenderse con palabras y muchas personas lo vieron y no hicieron nada, que lamentable que tengamos que pasar por esto en las calles, en los buses y hasta cuando uno va a dejar a sus hijos al colegio. Necesitamos alzar la voz NO MAS ACOSO.

  4. Avatar
    Rudy / 03/12/2015 at 10:51 /Responder

    Debería hacerse una campaña similar a la de “Sílbale a tu madre” no se si la han visto. Sería una alternativa.

    Saludos.

  5. Avatar
    Eli / 10/12/2015 at 16:32 /Responder

    Hola Jose, gracias por tu articulo yo he sufrido en varias ocasiones de acoso y no solo piropos, es tan denigrante y vergonzoso, apoyo la propuesta de iniciar una campaña.

  6. Avatar
    LUIS PEREZEL / 06/01/2016 at 17:31 /Responder

    LA GRAN MAYORIA DE MUJERES SE SE VISTEN DE FORMA DEMACIDO PROVOCATIVA DECEANDO QUE TODOS VEAN SUS ROPAS Y ATRIBUTOS FISICOS DE AHI NACEN LOS MALOS DECEOS DE LOS HOMBRES , PERO ESTOY EN CONTRA DELA FALTA DE RESPETO A LAS FEMINAS

  7. Avatar
    Ali / 06/01/2016 at 17:32 /Responder

    Estoy tan enojada como tu, en serio esos tipos que piensan que con un “mi amor” o un “Mami por ti me caso” realmente están mal de la cabeza, no concibo la idea de que un cualquiera se acerque y pronuncie esas estúpidas frases, a una mujer se le tiene que tratar con mucho respeto si alguien quiere expresar su admiración la próxima vez que lo haga de una manera bonita, por decirlo así. En una ocasión un hombre mayor me lanzo un vulgar piropo, le conteste que no fuera un cobarde y que si quería llamar la atención de una mujer lo hiciera con respeto y el muy idiota me contesto con un “Mami por ti me caso” y yo con cara de ¿Qué demonios? Estoy harta de esos tipos en la calle, pienso que lo hacen por molestarnos y no tanto por decirnos que somos bonita, si ya sabemos que todas las mujeres son hermosas.

    La próxima vez que un tipo de esos se me acerque yo sí que lo voy a arrastrar por todo el pavimento.

  8. Avatar
    SantiaveirO / 15/01/2016 at 07:03 /Responder

    Pura basura feminista este articulo, que ha propósito ha sido escrito por un MANGINA, con todas las letras.

Leave a Reply