By Brújula
Posted: Updated:
21 Comments

 

Hace unas semanas en las redes sociales, Publinews dedicó un artículo para contar a sus lectores sobre la inauguración de un árbol navideño valorado en 2.5 millones de quetzales, siendo el primero en Centro América y siendo sus finas piezas, la razón por la que se valora en tal precio.  El árbol es promovido por  una empresa que se dedica a la venta de cristalería y demás, y se encuentra instalado dentro de un centro comercial.  Las críticas no  se hicieron esperar y corrieron como agua de mayo, por supuesto más negativas que positivas, entre las cuales resaltaron frases como: “En vez de donarlo a gente pobre”,  “niños muriendo de hambre”, “es del narco” etc, etc. Sin embargo, indagando en columnas de colegas en otros medios de información, me encontré con una peculiar, la cual me pareció que fue escrita con el hígado. La autora de dicha columna es Marcela Gereda, quien precisamente escribe para El Periódico titulando a su columna-quejaVisita el árbol navideño de 2.5 millones”; es por ello que a lo largo de esta columna responderé algunos párrafos en los cuales no estoy de acuerdo. Comencemos:

Señora Gereda, en el segundo párrafo usted se cuestiona lo siguiente: ¿Qué tipo de sociedad estamos modelando para nuestros hijos con esta ceguera optativa que evade impunemente la otra realidad del país? ¿Qué significa este símbolo de cristales en el templo de lo absurdo en un país que se cae a pedazos? ¿Por qué no haber hecho un árbol navideño de becas escolares en vez de uno que no sirve para nada?, ¿qué mensaje se lanza a la población exhibiendo un árbol que cuesta esos millones? Déjeme responderle lo siguiente: recordemos que quien elaboró este árbol navideño es una empresa privada internacional, por lo que no veo que estemos modelando a nuestros hijos una ceguera optativa a la realidad del país.  ¿Por qué? Nosotros mismos lo hemos dicho, los problemas de Guatemala son de nosotros, a ninguna empresa internacional como esta le va a interesar lo que está sucediendo con nuestra institucionalidad, ellos vinieron a hacer mercadeo y vender sus productos para recibir remuneración; a quien le interese compra y al que no, no. Simple.

Ese “símbolo de cristales” significa para ellos publicidad, los que estudian publicidad y carreras afines no me dejarán mentir que en cierto modo el árbol atraerá clientes, tanto guatemaltecos como extranjeros, y mientras más clientes llegan a comprar y pidan su respectiva factura, se está contribuyendo a la economía del país. Sobre el porqué no hay un árbol de becas escolares, como lo dije anteriormente, es una empresa internacional que viene a hacer mercadeo.  Claro, no me aparto que dentro de su responsabilidad social empresarial deberían tener algún tipo de ayuda social como agradecimiento porque se les abrió las puertas para comerciar en nuestro país, pero volvemos a lo mismo: esta empresa y así como otras que están en su “templo de lo absurso” solo vienen a ofrecer productos. Y con la última pregunta, no creo que lo hayan hecho para dar un mensaje a la población, es solo un árbol de cristales que ellos mismos fabrican, no se lo compraron a nadie, no lo pidieron al gobierno, ni mucho menos lo solicitaron en Guatecompras,  porque es para mantener el espíritu navideño del centro comercial.

El problema de nosotros es que con nada se está de acuerdo.

Hace unos meses pasó lo mismo cuando una empresa privada tenía la intención de remodelar el Estadio del Ejército y por las mismas críticas negativas decidieron desistir del proyecto. Hoy por hoy no saben diferenciar los fondos privados de los fondos públicos. Salgamos de la idea politizada de dar a las personas “pobres” todo regalado, señora Gereda las cosas no son así, más en pleno siglo XXI donde cada quien ve cómo sobrevive ante el mundo de doble moral. También tenemos la idea politizada que el Estado tiene que dar todo como si fuera un ser omnipotente, cuando la verdadera función de un Estado es velar por 3 cosas simples y sencillas: vida, libertad y propiedad privada. Y esos son los 3 derechos más violados por el Estado de Guatemala. No se debe dar la “papa pelada en bandeja de plata”, ya dejémonos de críticas negativas, de ver quién dijo a quién, qué hace tal persona, dejémonos de comparar con los demás, hagamos lo nuestro, cada uno de nosotros y  esa gente “pobre” tienen la potencia para salir adelante. Salgamos de la burbuja del resentimiento, vivir enfrascados en el pasado no nos permitirá abrir los ojos y ver que la realidad es otra, y si tanto les afecta, también se puede decidir no ir a visitar esos lugares que nubla la vista de la burbuja.

Gente aislada  que no quiere salir de la burbuja de la comodidad, estirando la “manita” para ver qué cae, y repito, a eso se dedican esas empresas, al libre mercado, y nada quieren tener que ver con algo que no sea la venta de sus productos. Y sí, mientras existan Luces Campero que ayudan a “UNETE” a combatir el cáncer en niños y el Árbol Gallo que de la misma manera ayudan mejorar la calidad de vida de la población guatemalteca, a través de programas enfocados en la alimentación-nutrición, educación, productividad, sostenibilidad ambiental y atención de urgencias en situaciones de riesgo y desastres naturales, como la fundación Castillo Cordova, habrá esperanza para Guatemala. ¡Ah!, y cuidado no vayan a ser fondos públicos porque ¡malaya!

Imagen: Publinews

About the Author
Related Posts

Por: María Fernanda Herrera La respuesta más común al por qué se estudia medicina seguramente es...

Sara Mux Cada vez existen más personas que migran de su territorio para poder buscar una mejor...

Todos en algún momento hemos sentido el deseo de ayudar a los demás, poder cambiar el mundo,...

21 Comments
 
  1. Avatar
    miguel reyes / 14/12/2016 at 12:29 /Responder

    Se necesitan “agallas” para escribir un articulo tan facho.

  2. Avatar
    Emma / 15/12/2016 at 00:28 /Responder

    Poner la pobreza entre comillas, es no tener un mínimo de consciencia social.
    Tanta gente tan talentosa en Guatemala, con tanto para aportar y le dan espacio a esto. Tan vacío. Tan enajenado. Mal, muy mal.

  3. Avatar
    Emma López / 15/12/2016 at 00:29 /Responder

    Poner la pobreza entre comillas, es no tener un mínimo de consciencia social.
    Tanta gente tan talentosa en Guatemala, con tanto para aportar y le dan espacio a esto. Tan vacío. Tan enajenado. Mal, muy mal.

  4. Avatar
    Gabriel / 15/12/2016 at 00:45 /Responder

    Muy interesante artículo, y lo que lo hace tan interesante es la certeza de las palabras, a las cuales no podemos hacernos los idiotas ante las realidades paralelas que existen en el país y que todos buscar justificar cada movimiento basándose en una doble moral. Me gustó su artículo 🙂

  5. Avatar
    Chris GC / 15/12/2016 at 02:24 /Responder

    Coincido en mi forma de pensar con la mayoría del artículo (la primera parte), sin embargo no coincido con la forma en que fácilmente generaliza sobre que a la gente “pobre” solo le gusta “estirar la manita a ver qué les cae”.

    Además cae en el error de asumir que todos tenemos “la potencia (para empezar, es “el potencial”) para salir adelante”. Estoy casi seguro que Iván Cobos no ha observado (mucho menos vivido) una situación de verdadera pobreza en persona.

    Debemos dejar atrás el pensamiento viral de la burbuja capitalina que en Guatemala todos nacen con las mismas oportunidades. Las frases como “son pobres porque quieren”, “a los pobres les gusta todo regalado”, o incluso “son pobres porque no les gusta trabajar” son vendas que nosotros mismos nos ponemos en los ojos para no aceptar que (en la mayoría de los casos) las condiciones en las que nacimos nos dieron una ventaja con la que muchos no cuentan para salir adelante.
    Las cosas NO son tan sencillas como “querer o no trabajar” para salir de la pobreza, basta un granito de curiosidad para darse cuenta, en especial en un país como el nuestro donde es tan evidente. Siento tristeza por vos, Iván Cobos, que no hayas tenido ese granito curiosidad por la gente pobre, antes de mencionarlos en tu artículo.

    Para mí, desde el punto donde mencionas tu “burbuja del resentimiento” el valor de tu artículo se viene abajo solito.

    Creo que, como el estudiante de derecho que sos, no me hace falta recordarte que las donaciones a instituciones benéficas son deducibles del ISR, por lo que tampoco es como si las empresas sacaran de sus propias billeteras las donaciones; aunque sí debo reconocer que es una gran ayuda para las familias de los niños con cáncer; familias que, de acuerdo a la lógica en tu artículo, también tienen “la potencia” de salir adelante sin que se les dé nada por regalado.
    Ojalá algún día puedas preguntar a una de esas familias si hubiera salido adelante de no haberles regalado las terapias, si nadie les hubiera regalado nada, a ver qué te responden.

    De un estudiante landivariano a otro.

  6. Avatar
    Diego / 15/12/2016 at 07:15 /Responder

    Muy acertado artículo. El gran problema de nuestra nación es que la gente no sale del pasado y viven resentidos.

  7. Avatar
    Julissa Ceballos / 15/12/2016 at 09:16 /Responder

    Muy bien me encanto, buenisimo es algo en que los guatemaltecos tenemos que aprender a diferenciar que las obras sociales en parte para la gente “pobre” es nada mas amamantar gente que no quiere progresar y solo atrasa al pais.

  8. Avatar
    Victor C. / 15/12/2016 at 10:33 /Responder

    Señor Cobos, a diferencia suya, comparto la idea la idea de la señora Gereda, y usted es un vivo ejemplo de la deshumanización que existe en el pais, generada por ideas falsas de sociedad y economia, que dictan que si yo estoy bien todo está bien y lo demas me importa un pepino, usted es el que esta en la burbuja y no quiere salir, en su burbuja de lujo y bienestar, que tuvo para desayunar ayer, hoy y mañana, y cada quien mire como sale, gente como usted, que son capaces de quitarle el pan a su projimo para comersolos solos en lugar de compartirlo. A eso se referia la señora Gereda, usted pertence al grupo de ceguera optativa que evade impunemente la otra realidad del país. Lo siento por usted y su conciencia, en lo personal no puedo dormir en paz sabiendo que a escasas cuadras de mi casa hay niños durmiendo en el piso.

    • Avatar
      Josseline Urízar / 15/12/2016 at 12:19 /Responder

      Mucha pena me da Victor saber que no puede dormir pensando en los niños que duermen en la calle y yo le pregunto ¿usted qué está haciendo por ellos? esta nota unicamente describe un buen punto de vista, hay una palabra y se llama ser realista muy aparte es el comercio que no tiene nada que ver con la pobreza de nuestro pais.

    • Avatar
      Maria / 15/12/2016 at 13:30 /Responder

      que idiota hahahahha así enserio, tiene que ser retrasado para no entender que el empresa INTERNACIONAL no tiene NADA que ver con Guate. petty on u

    • Avatar
      Mishelle J. / 15/12/2016 at 14:47 /Responder

      Señor Víctor C. Me pregunto porque no ha invitado a esos niños a dormir a su casa si tanta es su preocupación? Se nota que no puede dormir en las noches ya que no nos ha citado su historia de cómo ayudo a esos niños al menos llevándolos a una casa hogar, o de alguna otra manera. Como usted mismo dice nos podemos dar cuenta que esos niños siguen durmiendo en las calles, porque usted viéndolos no los ha ayudado? De la misma manera estas personas están haciendo así que usted se vuelve uno de ellos al no compadecerse de ellos como se debe.

    • Avatar
      Pili / 15/12/2016 at 14:50 /Responder

      Invite a los niños a dormir a su casa, así usted está tranquilo, y ayuda, teniendo el potencial para hacerlo, a la demás gente.

  9. Avatar
    Jason / 15/12/2016 at 11:03 /Responder

    Interesante. La sociedad guatemalteca está enfrascada en la idea de “ayudar a los más necesitados” pero con soluciones emergentes. Como “regalar” es la salida más fácil, cualquier cosa en cualquier contexto donde se ha podido ayudar y se ha decidido que no (más por derecho que por arrogancia) será señalada de manera burda, incongruente.
    Si esa es la lógica, la señora Gereda tuvo que invertir el 90% del coste del smartphone que usa, en el desayuno de muchos niños que merodean la Ciudad de Guatemala. Ups, no… esa lógica no funciona acá, pues aunque sus bienes son privados, no es culpa de ella.
    Los problemas se solucionan pagando impuestos, invirtiendo en educación, creando proyectos de salud y vivienda, mejorando el sistema de carreteras, dando soporte a la agricultura, bla bla bla; ¿qué es eso de señalar un pinche árbol de una joyería o a la persona que pasea en su Ferrari?

  10. Avatar
    Carlos Culajay / 15/12/2016 at 11:35 /Responder

    Creo que la señora Gereda hacía una crítica al despilfarro general de dinero, es decir, es lo triste de nuestro mundo, la riqueza está en unos pocos y la pobreza se extiende aun sobre aquellos qie creen estar bien aunque no lo estén por la misma idea capitalista de «si tengo, soy» Pero no todos los «pobres» se quedan donde están, Guate está llena de gente que se levanta a las 3, 4 de la mañana para salir a estudiar, trabajar, o comenzarse a mover. El problema está en el pensiento mediocre de la educación guatemalteca, que mucho hace con transmitir una idea mediocre porque lo maestros no salen preparados para más. Y malditos los medios que en lugar de estar del lado del pueblo y la verdad se dejam vender como prostitutas baratas y defienden a los que tienen dinero (porque acá ni interesa el poder) y justifican que los niños trabajando afuera de un centro comercial no puedan entrar porqué qué impresión les va a dar a sus estirados, adentro? Porque la realidad asusta, porque no tienen tiempo de escuchar sobre su pobreza y peor que estiren la mano para pedir, ellos no hicieron el dinero, dando a otros. Pero sin justificar el hecho de pedir dinero sin hacer nada, nosotros mismos nos separamos, habiendo lugares como este, cayalá y otros donde ellos pueden estar con los ojos cerrados sobre lo que pasa en realidad y los otros se queda en donde ellos mismos saquear. Se ve, no solo en Guate, cómo se le construyen muros para dividir la parte de dinero de la pobreza, como escondiendo sus vergüenzas. Necesitamos un mundo más humano, no que justifique por qué sí debería estar un estúpido árbol en un centro comercial.

  11. Avatar
    MAT / 15/12/2016 at 13:09 /Responder

    Esta Marcela gereda es la resentida que hablo babosadas del Colegio Americano verdad? Años despues y sigue igual de resentida, que pena!

  12. Avatar
    yrak / 15/12/2016 at 14:24 /Responder

    mejor explicado, se arruina. Ojalá lo lea la Señora Gereda.

  13. Avatar
    Monica Leon / 15/12/2016 at 15:27 /Responder

    Por eso las empresas buenas y grandes se largan del país porque la ignorancia aflora, no importa el nivel de educación cuando se pretende ser juez y solo juzgar a los demás. La empresa es internacional y es su forma de hacer publicidad. A ver señora Gereda, muestre fotos donde hace su obra social con los pobres y necesitados, señora loca, ?

  14. Avatar
    Jorge Arriaga / 15/12/2016 at 15:45 /Responder

    Se necesita ser obtuso y tener el cuero para no contextualizar las críticas. Quien es el que esconde el resentimiento: un pobre esclavo complacido con su condición de esclavo. La naturaleza provocadora del arbol se estrella con el 59.3 de la población en situación de pobreza.

  15. Avatar
    Marcos Ortiz / 15/12/2016 at 16:27 /Responder

    Estimado Carlos:
    Me parece muy bien que des a conocer tu opinión sobre un tema en específico.
    Soy salvadoreño. Siento preciso aclarar eso antes de seguir escribiendo. Seguramente, nunca veré el tal árbol, tampoco conozco a la señora Gereda. Lo único que sé, porque la leí detenidamente, es tu opinión. Tus palabras me parece muy acertadas…desde el punto de vista de la sociedad dominante en la que vivimos (y digo vivimos porque tu sociedad y la mía no distan mucho de formas de proceder). Una sociedad que antepone el “libre mercado” a la dignidad humana. Una sociedad que te enseña que “todo está bien mientras veas las cosas de forma superficial y contribuyas a mantener el orden actual de las cosas”. Una sociedad que solo beneficia a unos pocos y antepone el beneficio y la vida de este grupo élite a la VIDA DIGNA de las grandes mayorías empobrecidas.
    Tú dices que lo que hace esta empresa es mercadeo, publicidad…y tenés toda la razón. ¿Pero creés que es una forma de hacer publicidad justa, digna y humana? Yo creo que no. Respeto tu forma de pensar, pero no la comparto. Ojalá leás esto.
    Entiendo que este espacio surge como “una revista digital de opinión juvenil que promueve los valores de solidaridad, justicia, dignidad humana y servicio hacia los más desfavorecidos, propiciando el análisis crítico hacia problemáticas sociales y de juventud”. Sinceramente, no veo estos valores en tu escrito. Y me provoca tristeza que una revista que surge de la Landívar (universidad guiada por la espiritualidad ignaciana) transmite un mensaje como el tuyo…

  16. Avatar
    Luis A. / 16/12/2016 at 05:33 /Responder

    Usted y su pobreza mental, cada quien vive como puede, es más las personas que están en la pobreza tienen hasta ocho hijos y creen que eso los sacará de la pobreza, el árbol es de una empresa privada y al igual que en Guatemala, también hay en panama, Costa Rica y el Salvador y no los veo a ellos quejándose porque unos tienen plata para ir a esos centros comerciales y comprobar y otros no.

  17. Avatar
    Maria elvira / 18/12/2016 at 20:58 /Responder

    Muy atinado el comentario no es cuestion de sacar de la pobreza a la gente ya que no hay que darles el pescado sino enseñarles a pescar y esa es obligaciòn del estado. La gente se dedica a tener hijos y decir que tienen la obligacion de darles casa y comida. El asunto real es darles educaciòn para que vean la vida desde otro punto de Vista.y no esperar que los mantengan.

Leave a Reply