By ASOCEM
Posted: Updated:
0 Comments

Por Adela Sagastume

En este momento definitivamente pensaste en cursos como Anatomía, Fisiología, Inmunología, Patología o Farmacología; pero, de seguro no cruzó por tu mente el curso que en mi opinión, es el más importante en mi carrera; ojo, no digo que las anteriores no sean importantes, porque de hecho son vitales para poder ser médico, pero el curso del que hablo es esencial para la formación humana y profesional de un médico en Guatemala.

Este curso lo recibí en primer año, el primer semestre de mi carrera; es decir, es y será la base de mi futura vida profesional; el curso es impartido solo en la URL y creo que es indispensable para fundamentar la misión de mi carrera

“…Sus egresados entienden la determinación del proceso salud-enfermedad y se caracterizan por ser profesionales competentes, conscientes, compasivos y comprometidos, que contribuyen a transformar las dimensiones bio-psico-sociales de la salud en la población guatemalteca, optando por los grupos excluidos del sistema de salud, mientras el país avanza hacia el acceso universal a la salud”.

Antes de explicarte por qué es la más importante y decirte el nombre, quiero contextualizarte:

Guatemala es un país en el que conviven 4 pueblos: Maya, Xinca, Garífuna y Ladino; y, más de la mitad de la población, pertenece al pueblo Maya; como sabemos, también existe una gran brecha de oportunidades y cobertura entre unos y otros, además, podemos sumar el hecho que diferentes fenómenos culturales, como el etnocentrismo y aculturación, afectan a nuestro país. El modelo usado prioritariamente hasta el momento, por el sistema de salud en Guatemala, es el modelo biomédico; un modelo más que todo científico, que se centra en la visión del proceso salud-enfermedad biológico de una persona, excluyendo otros aspectos, entre los cuales puedo resaltar la relación profunda médico-paciente y el entendimiento de todo el contexto fuera de la enfermedad que tiene el paciente.

Con este contexto, ahora sí, te explico sobre este curso; se llama “Salud en las culturas y etnias de Guatemala” y es impartido por la Magíster Johanna Barrios. El curso aborda temas importantes relacionados a la interpretación de la salud y la enfermedad tradicional en nuestro país, cómo es que cada persona, pueblo y comunidad percibe cada proceso de manera diferente. También nos enseña cómo todo esto se puede aplicar en contextos investigativos y además, incluye parte de la percepción del Modelo Incluyente de Salud; un modelo que tiene como pilares: el derecho a la salud, la equidad de género, la pertenencia cultural y el medio ambiente. En este curso tuve la oportunidad de poder reconocer que en mi país hay una gran diversidad sociocultural y que esta influye en la salud y enfermedad de las personas, por lo tanto debemos comprender que también existirán repercusiones en los servicios de salud que se ofrecen. Además de esto, llegué a comprender que es necesario poder tener una interculturalidad en salud, para potenciar lo común entre el médico con su experiencia científica y los demás sistemas o modelos de salud (como el sistema médico indígena), para poder entender todo lo que presenta un paciente.

Como mencioné anteriormente, el modelo predominante en salud es el modelo biomédico; con este modelo el médico no puede comprender en su totalidad al paciente, porque no logra ver más allá de la enfermedad; no logra entender la visión ‘emic’ (es básicamente el punto de vista que tiene la comunidad sobre algún tema; en contraste con la visión ‘etic’, que es el punto de vista que tiene el investigador o profesional sobre un tema) de cada individuo, lo cual es de suma importancia para poder tratar a los pacientes.

¿Aún no te aclaro por qué es la más importante?

Este curso me hizo empezar a analizar, cuestionar y criticar todos los procesos relacionados a la salud en nuestro país, me hizo entender que un médico no puede imponer sus conocimientos sobre los conocimientos de otro modelo, al contrario, debe procurar alcanzar el aprendizaje mutuo sin discriminación, estereotipos o prejuicios; sobre todo iniciar a comprender que quizá los marcos conceptuales son distintos, pero eso no los hace menos importantes. Este curso me ayudó y ahora es parte de lo que soy, todo conocimiento que voy adquiriendo lo voy relacionando; sin este curso, otros como ética o bioética, no tendrían sentido. Gracias a lo que nos enseña este curso, estoy segura que muchos futuros médicos podremos hacer cambios en Guatemala.

 

Catedrática Johanna Barrios y alumna Adela Sagastume

About the Author
Related Posts

El acceso a la vivienda es uno de los principales problemas en Guatemala y es este uno de los...

Por: Silvia Enriqueta Sevilla Parada Psicóloga y Docente Campus Quiché SÍ.  Pero, ¿verdad acerca...

Por: Sabrina Castillo Gallusser Fotografía: Artes Landívar Mario me ayuda a no precipitarme. Espera...

Leave a Reply