By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Aubrey Arsenio Guillén/

El proceso de urbanización a nivel mundial es constante e imparable. La transición de lo rural a lo urbano, es un fenómeno y uno de los principales retos a los que se enfrentan todos los países hoy en día.

Próximamente se llevará a cabo la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre vivienda y desarrollo urbano sostenible –Hábitat III– en Quito, Ecuador, en donde se reforzará una vez más el compromiso global a favor del desarrollo urbano sostenible por medio de una “Nueva Agenda Urbana”.

Desde 2013, las Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (GCLU) han incorporado en su agenda de trabajo el tema de Ciudades Intermedias, las cuales sirven como puente de conexión entre zona rurales y urbanas favoreciendo, principalmente, poblaciones en áreas rurales para que las mismas, puedan acceder a servicios básicos como escuelas, hospitales, comercio transporte y electricidad, entre otros.

Guatemala no es ajena a esta nueva ola de urbanización; la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDESA), eligió “Ciudades Intermedias,” como temática para el ENADE 2016. Dentro de los grandes desafíos que tiene Guatemala -al igual que muchos países de América Latina- está la desigualdad de acceso a servicios básicos para el desarrollo de la población, la carencia de infraestructura educativa, vial, de salud, etcétera.

Estas carencias, no sólo empobrecen a la población, sino también nos hace ser menos competitivos.

El acceso a estos servicios es de suma importancia para el desarrollo cualitativo y cuantitativo de la sociedad, logrando con ello el cumplimiento de los fines teleológicos del Estado, es decir, la finalidad de este. Diversos estudios de instituciones internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), establecen que las tasas de pobreza crónica, son más elevadas en las áreas rurales debido a que la población en general, vive en peores condiciones que la población urbana.

En esta dinámica, es de vital importancia la coordinación entre los gobiernos locales y centrales, los cuales deben unir esfuerzos para abordar las brechas y con ello dar solución a las principales demandas ciudadanas. Favoreciendo con esto, la gobernabilidad, la participación ciudadana y la mejora en los índices de desarrollo humano.

Las ciudades intermedias o secundarias, como también se les llama, están situadas en naciones en vías de desarrollo, razón por la cual, es de vital importancia que tanto gobiernos, representantes del sector privado, de la sociedad civil, de la academia y de grupos de interés, presten atención a la correcta planificación y desarrollo de estas ciudades.

En el caso guatemalteco se han identificado a las ciudades que en los próximos diez años se convertirán en polos de desarrollo incluidas ya en el Plan Katún 2032. Estas son: Cobán, Quetzaltenango, Ciudad de Guatemala, Retalhuleu, Flores, Antigua Guatemala, Puerto Barrios y Puerto Quetzal.

Según datos del Banco Mundial, alrededor del 50% de la población de Guatemala viven en áreas urbanas.

A pesar de la importancia trascendental del desarrollo de ciudades intermedias en el proceso de urbanización mundial, los gobiernos tanto locales, como centrales, se han tomado a la ligera el desarrollo y la planificación estratégica de las mismas.

Es por ello, que en la “Nueva Agenda Urbana” que se definirá en Hábitat III próximamente,  la planificación y desarrollo de Ciudades Intermedias, serán un tópico fundamental para el desarrollo urbano sustentable en donde la dimensión económica, social y ambiental coexistan en armonía. El desarrollo urbano, va en esa línea y es necesario que Guatemala se involucre en dicha dinámica, que nos beneficiaría a todos por igual.

Imagen

About the Author
Related Posts

Guardo varios momentos en mi memoria, en donde he escuchado a personas decir algo como lo...

En algún momento de nuestra vida, tuvimos que habernos detenido y cuestionarnos: ¿Por qué el...

Por Dulce Paniagua “El 1 de julio celebramos el Día Internacional del Chiste, una iniciativa...

Leave a Reply