By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Papa3

Enrique Noriega / Corresponsal/

La visita del Santo Papa a Brasil en el marco del Encuentro de la Juventud, jornada que convocó alrededor de tres millones de jóvenes provenientes de 178 países del mundo, muestra que el Papa Francisco juega un papel muy importante en el debate social contemporáneo, especialmente en la conferencia de prensa llevada a cabo durante el vuelo de regreso a Italia.

Su presencia, actuar humilde, cercanía con la gente y sencillez en cada una de sus acciones durante su visita, transmiten un claro mensaje: el líder de la iglesia católica es humano y normal, como él ha insistido en señalarse a sí mismo. Además, el contenido de su prédica se aproxima a la realidad cotidiana, a la realidad que enfrentamos en todas partes del mundo.  Aquí una pequeña descripción y análisis de algunos aspectos de los cuales habló durante la conferencia de prensa y que hizo que muchas personas alrededor del mundo volvieran a colocar el tema del papel de la iglesia católica en el debate público.

El Papa Francisco hizo referencia a temas de gran trascendencia como ratificar el compromiso de la iglesia a la no discriminación en referencia a la homosexualidad, a pesar que no aprueba las relaciones sexuales entre el mismo sexo. Lo que dijo no es nada nuevo, pero ahora el discurso se orientó principalmente a la no discriminación, brindando una connotación distinta al debate que otros líderes católicos habían dado con anterioridad.

También hizo mención al papel de la mujer dentro de la iglesia, resaltando la importancia de esta no como catequista, monaguilla o presidenta de Cáritas, sino en su papel evangelizador, haciendo referencia a la necesidad de profundizar en una teología de la mujer para visibilizar su importancia dentro de la iglesia, ratificando que la misma no consiste en un título.

Se mencionó de ejemplo a María, y cómo ella es más importante que otros personajes como los Apóstoles o los obispos.

Además, hizo una interesante separación entre pecado y delito, especialmente en relación al abuso contra menores de edad, dejando claro que no son lo mismo los pecados de juventud que cometer el delito de abuso contra menores.

Resaltó lo positivo de los movimientos dentro de la iglesia y cómo estos sirven para renovarla y actualizarla, como es el caso del movimiento de Renovación Carismática; también mencionó los 1025 años de la iglesia ortodoxa y a pesar que reconoció las virtudes de esta iglesia, hizo una autocrítica afirmando que “el consumismo, el bienestar nos han hecho mucho mal. En cambio, ustedes conservaron esta belleza de Dios en el centro”.

Vale la pena mencionar los procesos internos que se están desarrollando dentro del Vaticano liderados por el Santo Padre, como fruto de recoger el sentir de los Obispos, pero también dando respuesta a la crisis planteada como lo relacionado al Banco Vaticano, señalando que lo importante es la transparencia, sin importar si es un fondo de ayuda o un banco.

Fueron diversos los temas abordados por el Santo Papa, lo cual también refleja una actitud más participativa de la feligresía, una iglesia más cercana. El Papa Francisco ratifica su espiritualidad al señalar: “Me siento jesuita en mi espiritualidad; en la espiritualidad de los Ejercicios, la espiritualidad, aquella que tengo en mi corazón”.

 

Fotografía: adeektos.com

About the Author
Related Posts

La energía con la que comenzamos cada año, siempre me ha parecido motivante, pero al mismo tiempo...

El año se terminó y el 2020 dejó un sinfín de lecciones sociales, económicas, culturales e incluso...

Muchas son las características y factores físicos y psicológicos, que determinan las rutinas,...

Leave a Reply