By Voluntariado Social Landivariano URL
Posted: Updated:
0 Comments

«La mayoría de nosotros no tenemos más de cinco o seis personas que nos recuerdan. Los maestros tienen miles de personas que les recuerdan por el resto de sus vidas». Andy Rooney

Ser maestro puede ser uno de los trabajos más subestimados por la sociedad. Es un trabajo sin horario de entrada ni salida, sin remuneración por horas extras y sin bonos por rendimiento. Significa el desarrollo forzado de paciencia, empatía, comprensión, humildad, generosidad y solidaridad. Requiere una increíble retentiva natural para recordar a cada estudiante por su nombre, con su respectiva personalidad, gustos y características humanas únicas. Tras leer esta descripción, pareciera que dicho trabajo sería merecedor de un descomunal sueldo y beneficios económicos; la realidad es muy distinta, con algunos que lo hacen sin paga alguna.

 

Para los maestros de vocación no es necesario que haya un ofrecimiento monetario, pues lo que despierta a un maestro cada día de clases con las fuerzas y convicción para trasmitir sus conocimientos es el amor y el impacto positivo que les tiene y  muestra a sus estudiantes.

 

La satisfacción de cambiar la vida de una persona, como dice el refrán, «enseñándole a pescar», es uno de los mayores logros que se pueden tener en una vida; darle las herramientas para que pueda superarse, para que pueda llevar hacia adelante a Guatemala. En mi caso, únicamente me puedo quejar del exceso de aprecio y amor que he recibido por parte de mis estudiantes en el círculo de estudio del Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica (IGER) zona 1, a cargo del Voluntariado Social Landivariano. Mis estudiantes son, por lo general, adultos de escasos recursos con el deseo de culminar sus estudios de nivel medio, ya sea para optar por un mejor puesto laboral, o por acompañar y ser ejemplo para sus hijos. No  temo a equivocarme cuando afirmo que, además de eso, son de las personas más agradecidas y especiales que se puede tener la dicha de conocer. Son estudiantes respetuosos, motivados por aprender y verdaderamente agradecidos con cada voluntario que llega a los proyectos. Miran con admiración y respeto a todos los voluntarios, aún si estos no les imparten clases. Algunos ejemplos son cómo se han organizado en múltiples ocasiones para entregarles a todos los maestros un detalle pequeño de agradecimiento, o,si son refacciones, prefieren que coman los maestros antes que ellos, muestra de su gran humildad.

Puede resultar un alarmante contraste cuando reflexionamos sobre nosotros mismos y cómo  hemos sido malagradecidos con algunas personas que han cambiado nuestra vida: nuestros maestros, nuestros padres… nuestros propios estudiantes. En su sencillez probablemente logran tener un mayor impacto en los voluntarios que los voluntarios puedan tener en ellos, y lo hacen sin estar conscientes de ello.

 

Los maestros voluntarios están formando el presente y el futuro del país, y los estudiantes de IGER lo harán saber a cualquier persona que lo dude por medio de la excepcional y bonita relación que mantienen con sus maestros.

 

Esa relación de agradecimiento y apreciación sirve de ejemplo e inspiración para los jóvenes maestros voluntarios. Los motivan a seguir adelante con el esfuerzo que significa la enseñanza, y además les da el ejemplo de vida de ser agradecidos por cada favor, detalle, consejo, enseñanza o momento que nos comparte otra persona. Cuando se tienen estudiantes tan especiales, es fácil entender cómo los maestros felizmente impartirán la clase con toda pasión y energías, sin importar la cantidad de estudiantes o los obstáculos. Por eso es un momento muy especial el compartir lágrimas con los graduandos de cada año de IGER, viendo que juntos se logró llegar a la meta, donde ahora el maestro puede dejar ir a su recién graduado a seguir su proyecto de vida, ahora preparado con todas las herramientas necesarias para ser una persona de éxito y de bien. Definitivamente, ningún maestro que haya pasado por IGER tendrá que preocuparse porque no haya personas que lo recuerden con cariño y aprecio el día de su muerte, porque fue un maestro que hizo un impacto en la sociedad y fue amado por sus estudiantes.

Related Posts

Los aires de Latinoamérica han sido invadidos por el gas pimienta y represión, en los cielos se...

Cuando pensamos en desnutrición lo primero que se nos viene a la cabeza es la falta de alimentos y...

  El alcoholismo deja a las personas con una autoestima muy baja, con una poca valoración de sí...

Leave a Reply