By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

Cris Figueroa

Hay un tiempo para todo,

un tiempo para hablar

un tiempo para callar.

Un tiempo para llover

que aún no ha acabado.

Aunque la brisa traiga paz

quizás anuncie algo más.

 

Hay un tiempo para todo,

un tiempo para gobernar,

un tiempo para desaparecer.

En la tormenta se ahogará su voz

no completará su poder.

Incoherente

Vengativo

Altanero

Palabras que Dios puso

yo solo digo lo que escucho.

 

Los niños en las calles,

los secuestros incesantes.

Hay un tiempo para el hambre

que es un tiempo para dar.

Si no estamos dispuestos a escuchar

el llanto de las madres,

¿qué esperamos de un gobierno que no piensa en nadie?

 

La tormenta no acaba

pero los tiempos cambian

Pyongyang, quizás es un ejemplo.

Tan hermética,

no será la única con ese cuento.

Te pedí de comer y no me diste,

¿Qué esperas?

Esto tú mismo lo hiciste.

 

Cancelemos diciembre

aunque quede tan poco.

No es un tiempo para vernos,

aún estamos en rojo.

Año y medio, aún no se acaba.

La tormenta sigue afuera,

quédate en casa

 

En esta tormenta

el agua no cae

el oro arde

el oro y el pueblo arden.

El fuego consume las calles

¿A quién prefieres salvar?

Aparta un poco de lo tuyo

para dar a los demás.

Puedes ser luz o puedes apagarla,

puedes salvarte o cerrar tus ojos.

————

Related Posts

Una vez le preguntaron a Lewis Hine, un fotógrafo de guerra, que porqué había elegido esa...

  Fotografía: Artes Landívar Por: Sabrina Castillo Gallusser   Mario favorece el que siempre haya...

Es innegable el hecho que en Guatemala la opacidad, el clientelismo y por supuesto la corrupción,...

Leave a Reply