By Campus y Sedes Url
Posted: Updated:
0 Comments

Por: Silvia Enriqueta Sevilla Parada

Psicóloga y Docente Campus Quiché

SÍ.  Pero, ¿verdad acerca de qué?

Ante el bombardeo de tanta y tanta desinformación a la que nos enfrentamos en estos tiempos de oscuridad, de miedo, de distancia, de inseguridad, de muerte, desesperanza, tiempos de incertidumbre e inmensa soledad…  ¿Cuál debería ser nuestra postura?

Es momento de tomar conciencia que no nos podemos quedar pasivos e indiferentes, como espectadores de una película. ¡NO!

Tenemos que tener un papel protagónico y tomar las riendas de nuestra propia vida, superar nuestros miedos, limitaciones, empezar a vivir otra vez. Salir de nuestro encierro físico y mental, salir, salir de verdad y aprender a vivir con esta realidad.

Tal como el Papa Francisco, afirmó en el Momento Extraordinario de Oración en Tiempos de Pandemia, en Roma, el 27 de marzo de 2020:

“Nos dimos cuenta de que todos estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados, pero al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitamos de confortarnos mutuamente. En esta barca estamos todos”“La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos. Nos llama a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección”.

Sí, es la elección de volver a ser personas; de volver a ser humanos, sensibles, solidarios, compasivos, cercanos.

La elección de encontrarnos con el otro, aun cuando la sociedad insista tanto en retirarse, en encerrarse, ensimismarse y pensar egoístamente en mi propio bienestar.

Llegó el momento de cambiar el diálogo interno que ya instalaron en mi inconsciente, ese que me dice que me voy a contagiar, ese que me dice que me voy a morir, que ya es el final.

¡YA BASTA! Esta es mi oportunidad de sobrevivir a mí misma y no dejarme manipular, yo decido hoy dejar a un lado los pensamientos fatalistas, que cavan mi tumba antes de tiempo, decido hoy, agradecer por la vida, antes que maldecir por ella, agradecer lo poco o mucho que tengo, porque hay quienes ya no tienen nada, decido crear pensamientos optimistas y felices que eleven mi sistema inmune y de esta manera, vencer cualquier enfermedad que invada mi organismo, decido mejorar hasta lo más profundo, hasta los cromosomas que conforman mi ser, con actitudes positivas que pueden vencer hasta el cáncer más fulminante y terminal,  porque el poder de la mente es capaz de enfrentar y vencer hasta la pandemia más devastadora que haya existido jamás.

Tal como afirma Frankl:

La última de las libertades humanas”, “Es la capacidad de elegir la actitud personal ante un conjunto de circunstancias”, “Es la capacidad humana para elevarse por encima de su aparente destino”.

Esta es la verdad, la que no había descubierto antes en mí misma, la verdad que me quieren arrebatar con el miedo que se convierte en pánico y en cobardía, pero yo soy capaz de vencerlo solo con el poder de mi propia elección. Yo puedo, yo soy capaz, soy fuerte, soy guerrera, soy vida.

 

 

 

 

Basado en postulado de Víktor Frankl, en su libro El Hombre en Busca de Sentido (1946).

Related Posts

El Taller de Escritura Creativa de la Universidad Rafael Landívar, acaba de crear el siguiente tomo...

Es innegable que en la memoria de cada guatemalteco siempre permanecerá aquella imagen del Congreso...

El impacto global por la pandemia ha sido devastador, considerando el auge de la nueva variante...

Leave a Reply