By Manuel Pocasangre
Posted: Updated:
0 Comments

Era el pasado jueves por la tarde, cuando Juan recibió la llamada de sus amigos que lo estaban invitando a que asistiera a la reunión que realizaban mensualmente con ex compañeros del colegio.

Al llegar la hora de salida del trabajo, Juan decidió pasar el tráfico yendo a la reunión. Sus ex compañeros ya estaban en el lugar y habían pedido unas cervezas para hacer más alegre la reunión, su mejor amigo le pasó una cerveza, a lo que él respondió: “en esta ocasión no, no me siento bien de salud”, los amigos de Juan entendieron y ya no le ofrecieron que tomara cerveza con ellos. Luego de estar en el lugar por un lapso de dos horas, Juan pagó su cuenta, se despidió de sus amigos y se fue para su casa.

Al llegar a la sexta avenida de la zona nueve, un motorista que no vio el semáforo en rojo, impactó con el vehículo de nuestro personaje, causando un accidente de tránsito. En dicho accidente de tránsito el piloto de la motocicleta, así como su acompañante no portaban casco, lo que ocasionó la muerte del piloto de la motocicleta, al impactar con la banqueta, mientras que el acompañante de la motocicleta, resultó con una fractura en la pierna derecha.

Juan, preocupado por lo que había pasado, decidió llamar a los bomberos voluntarios, para que llegaran a prestar servicio de auxilio a los heridos, al percatarse los bomberos voluntarios de lo sucedido, llamaron a la Policía Nacional Civil y EMETRA, para que llegaran al lugar del accidente.

Los papás de Juan decidieron llegar al lugar del accidente, atendiendo el llamado de su hijo; adelantaron llamando a un abogado de confianza para que ayudara a solventar esta situación que no estaba nada fácil.

La Policía Nacional Civil decidió trasladar a Juan a la comisaría mientras se realizaba el informe y se documentaba la escena del crimen. Cuando el abogado llegó a la comisaría a preguntar sobre lo que estaba sucediendo con su cliente, los policías le indicaron que estaban por terminar la prevención policial y que su defendido, sería trasladado a Torre de Tribunales para solventar su situación legal en un juzgado de turno.

Lo que los policías no recordaron era que en el Código Procesal Penal en el articulo 264 BIS se encuentra regulado el arresto domiciliario en hechos de tránsito.

Para gozar de este beneficio, el involucrado debía cumplir con los siguientes requisitos que serán consignados en el acta de arresto domiciliario:

  1. Portar licencia de conducir vigente
  2. No ir en estado de ebriedad, ni bajo efectos de ninguna droga o similar
  3. Prestar auxilio a la víctima
  4. No darse a la fuga
  5. Tener fiador

Juan contaba con estos requisitos legales motivo por el cual sería beneficiado con la figura del arresto domiciliario, sin necesidad de tener una audiencia en el juzgado de turno para obtener una medida sustitutiva.

El articulo 264 BIS del Código Procesal Penal regula lo siguiente: Arresto domiciliario en hechos de tránsito. (Adicionado por el Artículo 19 del Decreto 32-96 del Congreso de la República.) Cuando se trate de hechos por accidentes de tránsito, los causantes de ellos deberán quedarse en libertad inmediata, bajo arresto domiciliario.

Esta medida podrá constituirse mediante acta levantada por un Notario, Juez de Paz o por el propio Jefe de Policía que tenga conocimiento del asunto. El interesado podrá requerir la presencia de un fiscal del Ministerio Público a efecto de agilizar el otorgamiento de dicha medida. En el acta deberán hacerse constar los datos de identificación personal, tanto del beneficiado como de su fiador, quienes deberán portar su documento de identificación personal o su licencia de conducir, debiéndose registrar la dirección de la residencia de ambos.

El Juez de Primera Instancia competente, al recibir los antecedentes, examinará y determinará la duración de la medida, pudiendo ordenar la sustitución de la misma por cualesquiera de las contempladas en el artículo anterior.

No gozará del beneficio la persona que en el momento del hecho se encontrare en alguna de las situaciones siguientes:

  1. En estado de ebriedad o bajo efecto de drogas o estupefacientes.
  2. Sin licencia vigente de conducción.
  3. No haber prestado ayuda a la víctima, no obstante de haber estado en posibilidad de hacerlo.
  4. Haberse puesto en fuga u ocultado para evitar su procesamiento.

Bajo este fundamento legal, el abogado logró que se le otorgara el beneficio del arresto domiciliario y Juan quedará en libertad inmediata, teniendo que esperar notificación para la audiencia y continuar con el debido proceso.

Cuando estés involucrado en un hecho de transito donde existan lesionados o fallecidos y cuentas con los documentos anteriormente mencionado tienes el beneficio de gozar de un arresto domiciliario, el cual deberá ser elaborado por un notario y presentado ante el jefe de la policía o juez competente.

About the Author

Estudiante de Derecho de la Universidad Rafael Landivar, futuro abogado y notario. Apasionado por Dios.

"Todo lo puedo en cristo que me fortalece". F.L.P 4:19

Related Posts

Ante los nuevos casos de COVID-19, te dejamos una compilación de todas las empresas e instituciones...

Esta crisis llego para exponer, de una forma más clara, los problemas de la educación en el país....

El alegre recorrido de la Noche de los Museos de Guatemala era ya una tradición. Las ventas de...

Leave a Reply