By Asociaciones Estudiantiles URL
Posted: Updated:
0 Comments

Flores1

Sofía Mejía Castillo/ Lourdes Fernández Balconi/ Opinión/

El 10 de mayo celebramos en Guatemala el día de la madre. Ante esta celebración, que debería ser para exaltar los valores de una madre, en todas partes nos encontramos con publicidad que sugiere que su lugar es la cocina, los trabajos domésticos y el cuidado de los hijos. En la sociedad actual que busca la igualdad de géneros, este concepto ha quedado obsoleto, ya que las madres también son profesionales que trabajan fuera del hogar y son exitosas, sin descuidar a la familia.

Debemos dejar atrás la idea que una madre debe estar esclavizada en las tareas del hogar. Actualmente la publicidad sugiere regalarle a mamá un electrodoméstico o aparato que sirva para seguir haciendo los oficios de la casa o hacerlos “más fácil”; artículos para la casa (vajillas, blancos u otros) son un buen ejemplo de ello. Eso es lo que a ella le agradaría recibir.  Sin embargo, este concepto no puede estar más errado; ¿le has preguntado alguna vez tu mamá qué le agradaría recibir este día especial? Aunque a veces te diga que no quiere nada o que le regales lo que puedas darles, no lo tomes literal; investiga y sorpréndela. Las tareas del hogar no son responsabilidad exclusiva de la madre; cada uno de los miembros de la familia debe colaborar para que todos puedan disfrutar tiempo de calidad juntos y apoyarse para que no todo en la casa lo deba hacer la mamá.

Recuerda, ella es humana, se cansa, se frustra, aunque siempre tenga una sonrisa en la cara.

En la sociedad moderna, ser madre es algo más que cuidar una casa, mantenerla limpia, hacer la comida y cuidar a los hijos; es ser una apoyo para elevar los ingresos familiares y proveer a la familia una forma más cómoda de vida; es ser la única fuente de ingreso para darle a sus hijos una vida mejor; es dar el ejemplo a sus hijos para que puedan ser mejores personas; es multiplicarse para asistir a las reuniones del colegio, ir a trabajar, cuidar la casa y aún con todo esto, decir que no está cansada para jugar un rato. Es decir que ya no tiene hambre para que no disminuya la cantidad de comida de los demás, es quedarse despierta esperando que llegues bien después de asistir a una fiesta; es darte un fuerte abrazo cuando las cosas no salieron como lo esperabas, consolarte y decirte que todo está bien y mañana será mejor; celebra tus triunfos y te apoya en los tropiezos; ríe y llora contigo, siempre está cuando la necesitas.

Cada día debe ser especial para la madre, pero para celebrarle este día específico, debemos demostrarle más afecto a la mujer que nos dio la vida, llevándola al lugar que le gusta, pasando tiempo como familia, preparando su plato favorito, escribiendo una carta a mano. Esto puede ser un presente que tenga mucho más valor que cualquier cosa que el dinero pueda comprar y de esta manera les podemos demostrar a las madres, que a pesar que la publicidad indica que su lugar está en los quehaceres del hogar, cada hijo sabe que su lugar está en las cosas que le apasionan, en pasar tiempo con su familia y en hacer cosas que la hagan sentirse mejor como persona. No está en la naturaleza de la madre dedicarse tiempo para hacer algo que le guste o le satisfaga, está acostumbrada a dárselo a los demás y a sentirse mal si hizo algo que le agradó, pero sin la familia.

Ahora debes mostrarle a tu mamá que sabes en donde está su lugar, para que ella pueda hacer lo suyo completamente, sin remordimientos ni culpas. Recuerda tu, mamá, que para que tu entorno se encuentre bien debes empezar por consentirte a ti misma porque si eres feliz y estás satisfecha con muchos aspectos de tu vida, eso le transmitirás al resto de personas que te rodean. No le regales a tu mamá algo que ella pueda usar para complacer a los demás, regálale tiempo para ella, tiempo de calidad que la hagan sentir lo importante que es en tu vida.

Ahora mamá, ¿ya sabes en dónde está tu lugar?

A mi mamá, que en donde pasa menos tiempo es haciendo deberes del hogar, gracias por enseñarme a ser una mujer independiente y darme el ejemplo para ser como tú, una mujer trabajadora y luchadora. Comprendo que no estés siempre en casa, pues se que todos tus esfuerzos al final es para que tus hijos estén bien. Gracias por enseñarnos que tanto el hombre como la mujer tienen obligaciones que cumplir en el hogar y que si trabajamos en equipo lo haremos mejor, pues todos somos un elemento importante. Siempre serás un ejemplo de mujer para tus hijos que te amamos.

Una buena madre no es la que está las veinticuatro horas del día de los siete días de la semana a la par de sus hijos. La mejor mamá es quien enseña a sus hijos a enfrentar las circunstancias de la vida, la mejor mamá eres tú pues a pesar de tener tres hijos (que demandamos un alto porcentaje de tu tiempo) sigues teniendo tiempo para ti. Te admiraré siempre y prometo regalarte más momentos de calidad, porque todos tus esfuerzos los notamos y valoramos. ¡Gracias!

 Imagen

Related Posts

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

Estamos a menos de dos meses para que Jimmy Morales deje la presidencia y se termine la Legislatura...

Leave a Reply