El alcoholismo puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, género o estatus socioeconómico. Desafortunadamente, Martín, mi hermano un joven de 16 años, se encontró en una situación difícil como resultado de su adicción al alcohol. Martín fue condenado a prisión por un robo menor, donde resultó lastimado un anciano que pasaba por allí, cuando Martín y sus amigos corrían rápidamente para que la policía  no les alcanzara. Pasaron lastimando al anciano que no los vio venir dándose este un gran golpe en la cabeza pues cayó a la orilla de la banqueta, quedando un par de minutos inconsciente.  Alguien ya había llamado a la policía que acudió rápidamente y se llevó a Martín y sus amigos directo a la correccional de menores tanto por haber lastimado al anciano como por el robo perpetrado.

Este asunto me sorprendió muchísimo y a toda nuestra familia y amigos.

Nuestra familia se encontró perdida y confundida después de su detención. Mis padres, especialmente mi  papá , se sintieron culpables por no haber visto las señales de la dependencia del alcohol de Martín. Al igual que yo.

recuerdo  a un Martín tan diferente: un chico educado, inteligente pero muy reservado, pasó el tiempo y se fue tornando grosero, sus calificaciones ya no eran las mismas y cuando regresaba de alguna fiesta se tambaleaba y comía chicle para disfrazar el olor al alcohol.  No asistía a clases y llegaba tarde a casa. Yo al igual que mis padres tampoco pude o no quise ver todas esas señales.

Sin embargo, en lugar de rendirse ante la situación, mi padre buscó ayuda en los grupos de apoyo de Al-Anon. Allí empezó a comprender que la familia debían de recuperarse de la enfermedad del alcoholismo para poder estar bien, aunque Martín siguiera bebiendo o abandonara la bebida por completo, y utilizar  nuevas estrategias que otros miembros de Al-Anon habían tomado con sus seres queridos alcohólicos.

Los grupos de apoyo de Al-Anon son una hermandad que ofrecen ayuda y apoyo emocional a las familias y amigos de personas con problemas de alcoholismo. Estos grupos están formados por personas que han pasado por situaciones similares y están dispuestas a compartir sus experiencias y conocimientos con otros miembros. Mi padre encontró en los grupos de Al-Anon un lugar donde poder expresar sus sentimientos y miedos sin ser juzgado. A través de las sugerencias y la experiencia de otros miembros, aprendió a lidiar con la situación de su hijo o sea mi hermano Martín y cómo ayudarlo a superar su alcoholismo.

El resto de la familia  comenzamos a asistir a las reuniones de Al-Anon de manera regular y aprendimos  a no culparnos por lo que había pasado. Aprendimos a tomar decisiones con un enfoque más positivo y consciente, buscando siempre lo mejor para la familia y por supuesto para Martín. Allí aprendí que lo mejor para nuestro ser querido alcohólico puede estar muy lejos de consentirlo, arreglar cada cosa que destruya, pagar sus cuentas o hacer las cosas que ellos pueden hacer por sí mismo, en pocas palabras devolverles sus responsabilidades.  Créanme que no es nada fácil pues lo más sencillo es darle lo que él quiere, pero si amamos a nuestro alcohólico nos daremos cuenta que este  sería tomar el camino fácil,que nos convertiremos en cómplices en su suicidio lento, como si le ayudaramos a clavarse más adentro el puñal que día con día se lo introduce al beber de la manera que bebe.( metafóricamente hablando)

Con el apoyo de nuestra familia, Martín comenzó su proceso de rehabilitación. Aprendió a controlar sus impulsos y su compulsivo deseo de beber y a solicitar ayuda cuando se sentía  débil frente al alcohol. Ingresó a Los Alcohólicos Anónimos.  La ayuda de nuestra familia y su propio esfuerzo lo llevaron a recuperar su vida y a salir de la prisión. Y nosotros como familia también recuperamos nuestras vidas.

El caso de Martín muestra que el alcoholismo no es una situación que se pueda resolver en solitario. La compulsión al alcohol puede afectar en todos los aspectos de la vida de una persona, desde su salud física, espiritual, emocional y hasta sus relaciones personales. Los grupos de apoyo como Al-Anon pueden brindar ayuda y apoyo a las familias que se enfrentan a esta difícil situación, ayudándoles a enfrentarla de manera positiva.

Marianna

Grupos de Familia Al-Anon

Hermandad formada por parientes y amigos que se sienten afectados por la forma de beber y de vivir de alguien más

Oficina de servicio generales OSG

2a av 9-42 zona 9.Interior 3   Teléfonos :  chat 59232149 ,  teléfonos: 22347503 -+ 22347504.  Facebook: Grupos de Familia Al-Anon Guatemala

Sitio web: alanondeguatemala.weably.com

Compartir

Otros artículos de interés