By Karen Letran
Posted: Updated:
0 Comments

Muchas son las características y factores físicos y psicológicos, que determinan las rutinas, intereses, motivaciones y prioridades que nos diferencian unos de otros. Sin embargo, esto no nos hace más o menos, ni mucho menos, ajenos a las circunstancias y acontecimientos que afecten de alguna forma a la comunidad o sociedad a la que pertenecemos; pues complementa las características individuales, nuestra identidad. Es por eso importante recordar la necesidad del ser humano de pertenecer a una sociedad y establecer vínculos sociales, pues le permite descubrir su identidad y al mismo tiempo desenvolverse según esta sea. La indiferencia puede entonces llegar a ser un gran obstáculo egoísta, que no permita formar ese vínculo y unidad que la sociedad necesita para sostenerse, crecer y/o desarrollarse. Esta actitud es capaz de cegar y hacer que la realidad social pierda prioridad, haciendo olvidar al ser humano que esa realidad también es suya y que cuando esta se convierte en un obstáculo para desarrollarse, puede ser demasiado tarde para participar y hacer valer las opiniones y exigencias al respecto; pues nunca se tuvo conocimiento suficiente para saber qué hacer y cómo actuar.

Poco puede opinar o exigir el que desconoce

Por lo tanto, inspirada y motivada por los distintos acontecimientos sociales (sanitarios, políticos y ecológicos) que atraviesa el mundo actualmente, en este espacio se reconoce la solidaridad, la excelencia y la empatía, como aquellos valores capaces de dar lucha a la indiferencia; de manera que estos no pueden hacer falta en la formación de nosotros los futuros profesionales, ya que estos nos hacen tener una conciencia social que permitirá a futuro, evitar no solo corrupción sino también podrá fomentar la ética en los profesionales y llevarlos a un verdadero éxito, que beneficie a toda la sociedad por medio de su servicio, es decir, el ejercicio de su profesión.

Muchas veces creemos que nuestras decisiones están muy alejadas de la sociedad y de sus circunstancias y que esta no es de relevancia para poder alcanzar nuestras metas; un ejemplo podría ser la elección de carrera profesional, pensamos que, por no especializarse en las ciencias sociales, podemos libremente ignorar noticias, pensamientos y acciones tanto sociales como de las autoridades. Sin embargo, nadie puede afirmar que no necesita o no le afectan esas circunstancias sociales, pues sean cual sean nuestras propias decisiones, intereses o profesión, la interacción con los demás y el gobierno del país en el que habitemos, será nuestro medio para alcanzar las metas que nos planteemos. No participar y desconocer el contexto, deja de lado una parte de nosotros mismos; el contexto social es tan parte de ti como tú lo eres de la sociedad a la que perteneces, no puedes simplemente ignorarla.

Además, la relevancia de practicar ciertos valores que permiten entender de mejor manera la importancia de conocer y participar en la realidad que nos rodea, al mismo tiempo nos da la oportunidad de fortalecer nuestra individualidad, nos pueden motivar a erradicar la indiferencia. Con la solidaridad, tenemos la habilidad de interesarnos en los demás y en la realidad, que recordemos, compartimos todos. Con este valor permitiremos que el concepto de ayudar a los demás, se transforme naturalmente, en nuestra forma de vivir y actuar; con la excelencia siempre existirá un motor que nos inspirará a dar lo mejor de nosotros, no solo para alcanzar metas meramente individuales, sino también las metas que compartimos con nuestra sociedad; y con la empatía, podemos desarrollar la habilidad de comprender las dificultades o situaciones que atraviesan los demás, que si reflexionamos un poco, también pueden convertirse en nuestras dificultades.

Ser individualmente colectivo

Practiquemos desde ya, nuestra participación dentro de la sociedad, porque en un futuro serviremos y nos desenvolveremos como profesionales. Conozcamos nuestra realidad para saber de qué forma actuar y tomar de mejor manera nuestras decisiones futuras, que afectarán no solo nuestra vida, sino también la de los que nos rodean. Seamos profesionales capaces de argumentar y opinar, estando al tanto de las noticias, de las opiniones y pensamientos de los demás y no demos lugar a que otros decidan por nosotros. Aprendamos y tomemos el ejemplo de las personas que en el pasado, no tuvieron miedo de expresar sus opiniones en acontecimientos históricos y seamos ahora nosotros los que demos el ejemplo a las demás y siguientes generaciones.

Di no a la indiferencia y marca la diferencia, haciendo que tus decisiones valgan la pena para todos y demostrando que ser conscientemente social, puede hacernos mejores personas y profesionales exitosos

Related Posts

Texto por: Annelisse Escobar Video por: Santiago Billy   Margarita, una mujer agricultora maya...

Si bien este año se conmemora el bicentenario de la Declaración de Independencia de Guatemala,...

Posiblemente algunos nos sentimos familiarizados con la palabra identidad, posiblemente otros no,...

Leave a Reply