By Alexander López
Posted: Updated:
0 Comments

A1

Alexander López / Opinión /

Después de cuatro meses de protestas, hemos logrado apoyar el trabajo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP). Estos días han sido más que alentadores en las resoluciones judiciales, brindándonos un sentimiento de satisfacción de justicia al conocer que la Ex vicepresidenta Roxana Baldetti fue enviada a prisión preventiva.

Desde que la CICIG y el MP hicieron pública la denuncia de antejuicio al Presidente Otto Pérez Molina y la captura de la exvicepresidenta, nosotros los guatemaltecos nos hemos dado un respiro y nos hemos dado cuenta que podemos tener una nueva Guatemala justa y sobre bases éticas y legales.

Es indignante que a pesar que el Gabinete Gubernamental se está desmoronando y la situación del país está en crisis, el presidente (un delincuente más) ha dado un discurso (que no quise escuchar) en el que destaca que no va a renunciar. Los escándalos de corrupción hacen oído sordo al presidente, una forma de preparación para el contra ataque de cómo salir beneficiado y libre de esta situación que sabe no puede controlar. Y no es de esperar también, que se cumpla lo que algunos medios y personajes han analizado y publicado con respecto al Autogolpe de Estado, del cual hace caso omiso en sus comentarios el ex vicepresidente -no procesado- Serrano Elías al referirse a Otto Pérez Molina.

Esta renuncia, más que un mero proceso crítico para el país y de observatorio internacional, es una petición para que nuestras conciencias estés satisfechas que se hizo justicia en un país donde nuestra tasa de corrupción y desconfianza en autoridades es una de las más altas a nivel latinoamericano y mundial. Una satisfacción como la vivimos muchos el jueves 26 al conocer que Roxana Baldetti sería trasladada a la cárcel para mujeres “Santa Teresita” como una ciudadana cualquiera en Guatemala.

Asimismo, esta solicitud de renuncia es un precedente para aquellos que intenten ostentar contra el pueblo de Guatemala, se les ocurra fomentar un legado de corrupción y deformación en la institucionalidad del país.

Por último, ordenamos a los otros dos Organismos del Estado que se encarguen de procesar el trámite de antejuicio a Otto Pérez, la aprobación de reformas no viciadas a la Ley Electoral, la tramitación del antejuicio de los dirigentes del partido político LÍDER y su total cancelación a una semana de las Elecciones Nacionales.

Guatemala está despierta: hemos despertado de un letargo de más de cincuenta años, en el que hemos estado oprimidos y violentados en nuestros derechos. ¡Es ahora cuando demostramos que más que oprimidos, somos un pueblo unido!

Imagen1 Imagen portada

Related Posts

La sociedad guatemalteca pasó por uno de sus momentos más convulsos en épocas del conflicto armado,...

Hace algunos meses el mundo veía con la boca abierta como el Amazonas era devorado por incendios...

La importancia de la diplomacia antes que tomar cualquier acción radical y armada, reside en la...

Leave a Reply