By Campus y Sedes Url
Posted: Updated:
0 Comments

Por: Gabriela Xón, psicóloga y docente.

La palabra <psicólogo> a menudo se ha asociado a la imagen de un psicoterapeuta escuchando a otra persona, esto claro, se debe a que ciertamente la psicoterapia ha permeado más en la cultura que cualquier otro uso aplicado de la psicología. La verdad es que la psicología como ciencia, antes de ser una profesión, es un conjunto de conocimientos sobre los principios y leyes que rigen la conducta, adquiridos mediante metodologías de investigación (al menos, debería serlo). Me parece que es esencial remarcar esto, ya que del conocimiento de esa ciencia, derivan las tecnologías aplicadas que hoy conocemos en los campos profesionales, que desempeña el psicólogo en nuestro entorno.

Además de la ya mencionada psicoterapia, en los últimos años ha destacado la psicología organizacional. Esta es una rama aplicada del conocimiento psicológico aplicado, en la cual se pretende estudiar, predecir y controlar la conducta de los individuos y grupos en las organizaciones humanas, cuales quiera que estas fuera, pero que naturalmente se ha aplicado más hacia organizaciones con fines lucrativos, como son las empresas y negocios.

Una de las más conocidas aplicaciones de esta y con frecuencia nos encontraremos esto en las ofertas laborales fijas y de consultorías que se presentan en el mercado, ha sido el que el psicólogo industrial, sea el encargado de la gestión del recurso humano: selección (convocatoria, entrevista, evaluación), contratación, capacitación del personal dentro de la empresa, suelen ser los principales resultados que arroja la búsqueda en la web “empleo para psicólogo organizacional” que pude encontrar en nuestro país.

Pero, ¿es realmente la gestión de RRHH la especialidad del psicólogo organizacional? Podemos plantearnos que desde cierta perspectiva, un psicólogo organizacional estaría preparado adecuadamente para cumplir satisfactoriamente con puestos de esta naturaleza, ya que el psicólogo podría utilizar el conocimiento adquirido para, por ejemplo, hacer uso correcto de los test psicométricos, destinados a evaluación y selección de personal.

Claro está que estas funciones profesionales se pueden ampliar para generar o mantener conductas que puedan mejorar la productividad de los trabajadores de una empresa, para diseño de las contingencias contextuales adecuadas, que promuevan un ambiente agradable y estimulante de trabajo, para aumentar la  satisfacción personal del empleado dentro de la empresa, así como la evaluación, prevención, o disminución de conductas que sean un riesgo tanto para la organización en general, como para el empleado en particular.

Parafraseando al psicólogo estadounidense B. F. Skinner:

Estudiamos por qué los organismos se comportan, porque queremos hacer que las personas sean más felices, más productivas y estén más satisfechas con ellas mismas.

Personalmente creo que si nuestros objetivos profesionales coinciden con esto y si queremos realmente hacer de este mundo un lugar mejor, debemos hacerlo de la mejor manera posible y aunque este no es el camino fácil, pues conlleva un compromiso y constancia que requiere el estudio científico, creo que el camino es bastante claro.

Pero esto se puede lograr solo cuando, antes de desempeñarse como profesional, el psicólogo sea un científico, una persona que conozca los postulados básicos de su ciencia, que sepa cómo funcionan y como utilizarlos para ponerlos al servicio de la humanidad. Y luego, conozca de manera técnica, cómo estos postulados se pueden utilizar, en este caso, en el área laboral u organizacional.

Desde la comprensión de las circunstancias que componen nuestro contexto y con respeto hacia la amplia necesidad de ejercer una actividad laboral que tenemos todos, pero eso sí, apelando al espíritu de curiosidad y al gran entusiasmo que encuentro en las nuevas generaciones, aunado a la basta información que ahora podemos encontrar gracias a la tecnología de la comunicación, la invitación gira esencialmente en la formación de nosotros mismos, como eternos estudiantes que comprendan las bases científicas de la psicología y paralelamente, de profesionales capaces de proveer soluciones eficaces, pero también eficientes, a sus empleadores.

Related Posts

El Taller de Escritura Creativa de la Universidad Rafael Landívar, acaba de crear el siguiente tomo...

Es innegable que en la memoria de cada guatemalteco siempre permanecerá aquella imagen del Congreso...

El impacto global por la pandemia ha sido devastador, considerando el auge de la nueva variante...

Leave a Reply