By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Edson-Febrero

Edson Ademar Alvarado / Opinión /

Se abre el telón. Aparece un diputado encadenado*, se cierra el telón.

Se abre el telón. Las dos bancadas mayoritarias abandonan el pleno y así evitan conocer la prórroga o derogación del acuerdo de Estado de Calamidad, se cierra el telón. Se abre el telón. El Congreso aprueba el Presupuesto General de la Nación con diversas irregularidades, se cierra el telón. ¿Cómo se llamó la obra? No sé cómo se llama la obra ni cuántos actos y personajes tendrá, pero lo que sí sé es que no va a terminar en tres actos, lo más probable es que se extenderá por tantos años como lo permitamos.

Aunque nos la pasemos diciendo lo lamentable que son este tipo de actos y muchos otros, así es el juego político en nuestro país. El asunto aquí es que seguimos entreteniéndonos con estos actos mientras en el país la violencia sigue cobrando vidas; somos el quinto país del mundo con mayor desnutrición, y respecto a nuestro desarrollo democrático, estamos en la línea roja.

Es necesario tratar de ir más allá de las respuestas de siempre.

Los partidos políticos atienden intereses privados, la sociedad es apática, el gobierno no cumple sus funciones. Tenemos en nuestras manos dos posibles respuestas, la primera es decir que no queremos saber nada de política, la segunda es decidir participar en intentar algún cambio en la historia.

Querámoslo o no, somos parte de la obra, la pregunta es si nos mantenemos como espectadores o decidimos ser personajes que intenten reescribir el guión y darle un giro distinto. Si elegimos ser espectadores o simplemente evitar ver la obra, aún así, esta va a continuar y lo que pase en ella nos va a afectar tarde o temprano.

Para quienes quieran convertirse en personajes de la obra para darle otra dirección, deben tener claro que necesitan la capacidad, experiencia y el compromiso necesario para enfrentar todos los obstáculos que va a encontrar no solo para subir a escena sino para mantenerse ahí y lograr algo. Solamente personas con ideales claros, una visión firme y conscientes de los riesgos y obstáculos que enfrentarán tendrán una oportunidad de participar en la obra.

La pregunta ahora es ¿quiénes se animarán a subir al escenario?,¿Hasta qué punto están dispuestos a ceder en sus valores e ideales y hasta dónde marcarán un definitivo límite?

Tarde o temprano nos damos cuenta que la única forma de darle un giro a la obra no es dejar de prestarle atención, sino por el contrario, es participando en ella.

Entonces, ¿nos animamos a intentar subir al escenario?

Biba, Esteban. “Diputado se encadena a la oficina del Ministro de Desarrollo“. soy502.com [Sección Política]. Guatemala, 11 de febrero de 2015. Fecha de Consulta: 13/02/2015. Disponible en www.soy502.com/articulo/diputado-lider-encadena-oficina-ministro-desarrollo

Imagen portada/Imagen interna

About the Author
Related Posts

Es innegable que en la memoria de cada guatemalteco siempre permanecerá aquella imagen del Congreso...

El impacto global por la pandemia ha sido devastador, considerando el auge de la nueva variante...

Como una bofetada en la cara, se puede interpretar la inclusión de Guatemala en la lista de países...

Leave a Reply