By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Carlos Ivan Mayo 1

Carlos Iván Cobos / Opinión /

“No es lo mismo verla venir, que bailar con ella”.

Con este dicho, señor Presidente quisiera empezar a dirigirme a usted con todo respeto y que en verdad se tome unos minutos y analice si sus primeros cuatro meses de gobierno iban a ser como usted creía.

Soy estudiante de Derecho y el tiempo que llevo estudiándolo me han enseñado a defender el mismo a capa y espada, a no dejar  que se violenten los derechos de cada persona, que se cumpla con lo estipulado desde nuestra Carta Magna hasta los reglamentos (según la pirámide de Kelsen), pero también a llevar a popa nuestro propio criterio, y no quedarnos con lo que los licenciados nos enseñan en hora y media de clase, ya que son solo pinceladas para nuestro estudio.  Digo esto porque por ende sé que ser un Presidente de cualquier país no es cualquier cosa, muchos de nosotros cuando éramos niños, y usted no me dejará mentir, soñamos con estar en el puesto donde está ahora, de hecho hasta su película (Un presidente de a sombrero) lo dice todo.

Déjeme recordarle aquella escena de su película donde en una entrevista anuncian su retiro a la candidatura presidencial. ¿Cuál fue su argumento? Que le faltaba preparación, estudio y experiencia.

Hoy por hoy usted es Presidente de Guatemala, muchos dirán que fue por casualidad, otros que fue una predicción del futuro, pero ¿verdad señor Presidente que no es fácil? No es tarea sencilla que catorce millones de guatemaltecos tengan los ojos puestos en usted, fiscalizándolo en su trabajo, demandando mejoras en el sector salud, seguridad y educación, ¿verdad que desde la profesión de cómico hasta llegar a una alta magistratura hay una línea delgada llamada seriedad y compromiso con la sociedad? Hoy usted tiene la investidura de poder, muchos no confiaban en usted, de hecho aún no lo hacen; habremos otros que preferimos darle el beneficio de la duda, porque sinceramente era el voto antisistema de la vieja política, pero muchas de sus acciones nos han dejado en qué pensar. Acciones como decir que le dará mano de obra barata al presidenciable Donald Trump para construir su famoso muro, o desplegar desmedidamente militares al área fronteriza con Belice.

Está bien tomar medidas y tener control para que no vuelva a pasar lo mismo, pero hay prioridades más importantes de interés nacional que el despliegue de 2000 soldados. Con todo respeto señor Presidente déjeme decirle que ya no está en “moralejas” para actuar así, sus razones tendrá y es respetado, pero recuerde algo, usted llegó a la presidencia por medio de nuestro voto.

¿Verdad que no es lo mismo prometer en campaña y querer llevarlo a la práctica?

Porque de la campaña al poder hay una máscara disfrazada de falsas promesas de por medio, al estar arriba en el Ejecutivo lo criticarán, insultarán, lo querrán humillar y hasta amenazas de todo tipo recibiará; el ser empleado o funcionario público tiene su complejidad en este mundo de doble moral. Por eso mismo, debería de tomar en serio que no está en cualquier puesto, no es solo de jactarse que viaja en clase media para sus reuniones, o salir a dar comunicados en redes sociales que a veces son innecesarias;hoy los guatemaltecos que salimos hace un año a hacer historia ya somos otros, ya no vivimos en el sueño del dinosaurio. Por el bien de su país señor Presidente, hagamos las cosas bien, le queda un largo caminar al frente de la presidencia, sé que cuatro años no son suficientes para curar a Guatemala del cáncer, cada día salen nuevos casos de corrupción. La frase “esto apenas empieza” se quedó corta, hoy por hoy la frase se convierte en “esto no termina”.

No es lo mismo querer ser presidente a ser presidente y querer bailar con la constitución. La misma se cuida, se respeta y se quiere como la vida de una persona.

Imagen

About the Author
Related Posts

Por: María Fernanda Herrera La respuesta más común al por qué se estudia medicina seguramente es...

Sara Mux Cada vez existen más personas que migran de su territorio para poder buscar una mejor...

Todos en algún momento hemos sentido el deseo de ayudar a los demás, poder cambiar el mundo,...

Leave a Reply