¿Te gustaría salvar el mundo? Ya sabes, ser un héroe o heroína, volar, atrapar villanos y rescatar a la persona más linda que se te ocurra. De esos sueños de infancia en que volabas con una “S” en el pecho mientras sabías claramente qué es el bien. Como cuando eras un pequeño que no había visto tanta oscuridad alrededor. Quizás no te vaya a morder una araña radioactiva o un anillo ancestral te caiga del cielo, pero aun puedes ser un héroe que salva el mundo… un mundo a la vez.

A nivel mundial, cerca de 300 millones de personas sufren depresión y 800,000 personas al año entre 15 y 29 años, se quitan la vida porque ya no podían más. Se estima que 55% de los estudiantes universitarios sufren depresión aun sin ser diagnosticada… ¡Eso significa que de cada 2 amigos tuyos, uno está pasando por un cuadro de depresión! Esas personas, luchan día a día con un mundo oscuro, solitario y sumamente agresivo. ¿Suena a un mundo que necesita un héroe no?

Notar la depresión, no es tan difícil como se cree. No porque las personas con depresión vistan negro todo el tiempo o porque no paren de llorar sino porque no los ves mientras se hunden en un agujero oscuro. Ese amigo que se ha alejado de todos, que no duerme o que duerme demasiado, que no disfruta lo que antes le fascinaba y poco a poco… no le interesa lo que le rodea. Ese amigo que ha tenido una mala racha, que se siente inútil y cansado. A ese que ya le pusiste rostro, esa persona te necesita.

“Algunos creen que solo grandes poderes pueden detener al mal, pero he encontrado que son las acciones pequeñas de todos los días de una persona ordinaria las que mantienen la oscuridad a raya, los pequeños actos de amor y comprensión.” J.R.R. Tolkien, El Hobbit.

Salva al mundo amando a los que te rodean, frena la oscuridad ayudando a aquellos que te necesitan. Salva una vida con un café o con un abrazo, se un héroe en la historia de alguien aunque nunca nadie se de cuenta.

Sin embargo, ningún héroe es invulnerable, a veces, necesita aliados. Así como Batman creó la Liga de la Justicia, así también rodéate de héroes que te ayuden a ti, la depresión no se detiene por más buena persona que seas. Todos perdemos batallas, y a veces solo se necesita un muy mal día para volverte loco de verdad.

Cuídate a ti mismo, conoce tus límites y no te sobre esfuerces. Puedes ser un agente de cambio siendo el ejemplo de cómo estar bien. Sal con tu familia, amigos y estudia; ten un hobby; toca un instrumento o practica algún deporte. No solo te servirá para relajarte, sino tu mundo será más brillante y ese sol te dará fuerza para salvar a más personas a tu alrededor.

Todos queremos cambiar el mundo, por uno más empático donde todos tengamos un espacio, donde nadie se quede atrás. ¿Qué tal si todos somos héroes y salvamos juntos el mundo salvándonos unos a otros?

#BeAHero

Compartir

Otros artículos de interés